Bizcocho de avellanas

Bizcocho de avellanas

bizcocho esponjoso de avellanas

Fácil
70 mins
Desarrollo muscular

Valores nutricionales: por porción

Calorías 329 kcal 393 kcal / 100 g
Hidratos de carbono 24 g 29 g / 100 g
Proteínas 8 g 10 g / 100 g
Grasa 22 g 26 g / 100 g

Ingredientes:
personas

250 g
Instant Oats
Instant Oats
9,99 €
(9,99 €/1 kg )
Incl. IVA & más envío
15 g levadura
150 g avellanas molidas
50 g
Proteína whey de avellana
Proteína whey de avellana
29,99 €
(39,99 €/1 kg)
Incl. IVA & más envío
80 g azúcar de flor de coco (o azúcar de caña)
50 g avellanas picadas
1 pizca sal
3 cdas. aceite de cocina (p. ej. aceite de coco o aceite de colza)
250 ml leche de almendras
Para el glaseado de chocolate:
3 cdas. aceite de cocina (p. ej. aceite de coco o aceite de colza)
2 cdas. cacao sin azúcar
2 cdas. miel (o sirope de agave)
Para el topping:
30 g avellanas picadas

Los esponjosos bizcochos con frutos secos forman parte de nuestros favoritos indiscutibles. La combinación de nuestra harina de avena vegana con la proteína whey estimula además considerablemente el desarrollo muscular. ¡La alimentación fitness no estuvo nunca tan deliciosa!

Elaboración:

Hemos cortado 12 trozos de bizcocho aunque la cantidad puede variar en función del molde de horno. Cada trozo contiene 329 kcal y 8 g de proteína. 

  1. Precalienta el horno a 180 grados (calor superior e inferior).
  2. Echa todos los ingredientes secos en una ensaladera y mézclalos un poco. Forma un hueco en el medio. 
  3. Vierte a continuación la leche de almendras y el aceite de coco en el hueco y remueve la masa con una cuchara o una espátula. No remuevas durante demasiado tiempo. 
  4. Engrasa un molde cuadrado. Vierte la masa en él y hornéala durante 50-55 minutos. Es recomendable cubrir al principio el molde con papel de aluminio. 
  5. Mezcla los ingredientes del glaseado. 
  6. Deja que se enfríe el bizcocho unos minutos y cúbrelo con el glaseado. Espolvorea las avellanas molidas por encima. 
  7. ¡Que aproveche!

nuestro consejo 

Puedes guardar este bizcocho durante varios días sin que se ponga malo. Envuélvelo con papel film y consérvalo a temperatura ambiente. Mucha gente prefiere comer el bizcocho al día siguiente por su consistencia.