Ejercicios en el gimnasio

Empezar siempre es lo más difícil – Workout Wednesday

¿Quieres quemar grasa y ponerte en forma? ¿Ya has empezado con tus rutinas de entrenamiento pero te sigue costando mucho ir al gimnasio? No estás solo/a, ¡aquí estamos para ayudaros!

Contenidos

  1. ¿Por qué cuesta tanto empezar?
  2. ¿Qué podemos hacer?
  3. ¿Cuánto tiempo tardamos en acostumbrarnos?
  4. Conclusiones

1. ¿POR QUÉ CUESTA TANTO EMPEZAR?

¿Por qué es tan difícil a veces ir al gimnasio o ponerse a hacer cualquier deporte? ¿Y por qué parece que a otras personas no les cuesta absolutamente nada? ¿Tienes la impresión de que te esfuerzas como nunca y los resultados aparentes son prácticamente nulos? Relájate y no te estreses: lo que te ocurre es perfectamente normal.

Cuando nos embarcamos en una nueva actividad debemos mentalizarnos una y otra vez sobre la necesidad de mantenernos fieles a ella. Esto adquiere un mayor significado cuando hablamos de hacer deporte, ya que se trata de una actividad que requiere en sí una buena dosis de energía. Y es que resulta mucho más sencillo quedarnos tirados en la cama por las mañanas, o sentarnos a ver algo en el sofá después del trabajo que ponernos a entrenar.

2. ¿QUÉ PODEMOS HACER?

Para que nuestra energía mental no se vea interrumpida podemos, por ejemplo, programar en nuestro teléfono un par de recordatorios. El primero debería aparecernos por la noche, antes de irnos a dormir, y nos recordaría el preparar la bolsa de deporte para el día siguiente, de manera que al día siguiente nos veamos obligados a cumplir con el ritual de ir al gimnasio sin tener que pensárnoslo demasiado.

Mujer va al gimnasio a hacer pesas
©Hero Images

El segundo recordatorio debería ir encaminado a que nada más terminar de trabajar nos mentalicemos de coger la ya preparada bolsa e ir directos a entrenar.

Nuestro consejo experto: aquí encontrarás nuevos consejos que te ayuden a coger la costumbre de entrenar con regularidad.

Haz del deporte un hábito

3. ¿CUÁNTO TIEMPO TARDAMOS EN ACOSTUMBRARNOS?

En cuanto te acostumbres a ir a entrenar tres veces por semanas te darás cuenta de que cada vez te va costando menos. Normalmente se necesita un periodo de 60 días hasta que nos acostumbramos del todo a un hábito como este.

Hasta que transcurra ese tiempo no te queda otra que apretar los dientes y resistir. Con una rutina de 3 días de entrenamiento a la semana notarás rápidamente los resultados así que, ¡no desistas! Con el éxito llega también un incremento de la motivación, con lo que cada vez te costará menos energías el ir a entrenar. Además, tu cuerpo se irá adaptando cada vez mejor a las cargas y te irás divirtiendo más durante el proceso.

4. CONCLUSIONES

  • Cuando empiezas a entrenar debes llevar contigo al entrenamiento toda la energía mental que puedas.
  • 60 días es el periodo medio de adaptación a un hábito como el de ir a entrenar.
  • Programa en tu móvil un par de recordatorios cada día para que te cueste menos hacerte a la idea de ir al gimnasio.
  • Deja preparada tu bolsa de deporte por las noches antes de los días en los que te toque entrenamiento.

Comentarios

Artículos relacionados

shares