Ordenar por
  resultados

Calidad orgánica certificada

Los alimentos orgánicos tienen mucha demanda, y con razón. No hace falta que sea todo siempre orgánico, pero con algunos alimentos no deberías hacer concesiones.


«Para nuestros alimentos orgánicos, confiamos en certificados y sellos estrictos. Además, colaboramos estrechamente con nuestros proveedores y damos mucha importancia a las cadenas de valor sostenibles y una comunicación transparente».


Los alimentos orgánicos están sujetos a normas precisas cuyo cumplimiento está controlado por entidades independientes. Por eso podemos asegurarte que, cuando dice «orgánico», dentro hay realmente un producto «orgánico».

Con nuestra proteína orgánica hemos revolucionado el mercado de la proteína. Como uno de los primeros ejemplos de su clase, nuestra proteína orgánica convence por su sabor natural, sin edulcorantes artificiales ni aditivos químicos. En vez de eso, contiene vainas de vainilla auténticas y cacao en polvo.

Nuestra crema de cacahuete figura entre las favoritas en términos de sabor. Los cacahuetes de cultivo ecológico se pelan y tuestan con la piel. ¿Qué significa eso para ti? El mejor sabor y unos nutrientes completos.

Con nuestro porridge proteico a base de soja vamos un paso más allá y confiamos en la soja local del Lago de Constanza y Austria cultivada cuidadosamente en una empresa familiar.

En cuanto a nuestros frutos secos y bayas orgánicas, hemos viajado por el mundo para conseguir lo mejor de lo mejor. Tenemos algo claro: la calidad orgánica es imprescindible para conservar los preciados nutrientes de los ingredientes de primera calidad. Lo mismo pasa con nuestras semillas de chía blanca. Las bayas de goji orgánicas y el aceite de coco orgánico deslumbran con su alta calidad crudivegana. Más respetuoso imposible.