5 Mitos sobre el adelgazamiento analizados y explicados

Tanto en la red como en las revistas o la televisión, circulan habitualmente incontables mitos relacionados con las dietas y el adelgazamiento. Tanto es así que a veces cuesta realmente diferenciar qué es cierto y qué no lo es. En este artículo vamos a intentar desenmascarar 5 grandes mitos relacionados con la pérdida de peso.

1. Pasar hambre nos hace adelgazar.

Está claro que al ingerir menos calorías nos aseguraremos perder peso, pero esto no debe convertirse jamás en un método de adelgazamiento, y es que pasar hambre no debe ser nunca una opción, sobre todo por lo perjudicial que resultaría para nuestra salud.

Las conocidas como “dietas de choque”, caracterizadas por una ingesta muy baja en calorías suelen traer como consecuencia el “efecto yo-yo”. Si de un día para otro dejamos de tomar 700 kcal nuestro estómago se resiente. Evidentemente, estas dietas suelen ser de efecto rápido, pero a la larga afectan a nuestra salud, además de que con ellas no tardaremos en volver a la senda de la mala alimentación.

Olvídate de las dietas de choque y de las pastillas mágicas; es mucho más recomendable alimentarse de forma equilibrada y saludable. Para saber cuántas calorías necesitas haz uso de una calculadora de calorías. También un diario de alimentación te ayudará a llevar un buen control de lo que comes cada día. Nosotros te recomendamos un déficit calórico moderado de entre 300 y 500 kcal diarias. De esta forma podrás adelgazar de forma saludable.

2. Un entrenamiento excesivo garantiza el éxito.

Está también muy extendido el mito de que se puede adelgazar por medio de durísimas sesiones de entrenamiento. Se trata de un mito sólo parcialmente cierto, y es que a pesar de con este método se quemen muchas calorías, si no nos ejercitamos de forma equilibrada y saludable no conseguiremos nuestros objetivos.

El deporte no debería ser algo que nos incite a comer más y más. El clásico pensamiento de “hoy como todo lo que quiera y después lo quemaré en el gimnasio” puede sonar hasta lógico, pero no tiene por qué corresponderse con la realidad. Y es que también los días de entrenamiento requieren de una cierta disciplina. De hecho, precisamente en esos días el déficit de calorías puede resultar determinante.

Un sobre entrenamiento puede ser contraproducente, al igual que una alimentación poco equilibrada. El cuerpo necesita de fases de descanso para poder recuperarse y rendir como es debido. Respeta los tiempos de descanso, empezando por dormir de 7 a 8 horas, y reserva algo de fuerzas para el día a día.

3. ¡FUERA LOS SNACKS!

Existen muchos mitos sobre el adelgazamiento que abogan por unas determinadas pautas de horarios para las comidas. Una de estas pautas suele incluir la máxima de evitar picar entre horas. ¿Por qué? No sabríamos decirte, la verdad, y es que los snacks sanos están más que permitidos a la hora de perder peso.

Esto no significa que tengamos que estar atiborrándonos de snacks todo el día, pero por lo menos puede haber dos momentos al día para tomar snacks sin que tengamos que preocuparnos de no cumplir nuestros objetivos.

Eso sí, el chocolate o las patatas fritas se encuentran en la lista prohibida de snacks cuando de adelgazar se trata. Existen muchísimas alternativas sanas y equilibradas para cuando nos entren los ataques de hambre o de aburrimiento.

Los packs de Frutos Secos y Bayas son ideales para cualquier momento del día. Nos proveen con grasas saludables y clara de huevo, y nos ayudan a saciar el apetito.

También nos saciarán los batidos de proteínas y proteínas, además de proporcionarnos las cantidades proteínicas que necesitamos.

Abnehm-Mythen Snacks
©Elena Shashkina

4. LOS PRODUCTOS LIGHT ADELGAZAN.

Las etiquetas “light“ o “bajo en grasas” tienden a hacernos pensar en estos productos como posibles fieles aliados a la hora de perder los kilos de más que podamos tener. Y lo cierto es que los supermercados están llenos de ellos. Los productos light cuentan con menos calorías, grasas o azúcar, pero la realidad es que todos estos elementos acaban por ser sustituidos por otros ingredientes químicos artificiales.

Hace mucho que los productos light dejaron de ser realmente saludables, sobre todo cuando los consumidores se lanzan a consumirlos en grandes cantidades, que es lo que suele acabar ocurriendo. Es por ello que su efectividad a la hora de perder peso es más que cuestionable.

Lo ideal sería sustituir estos productos por otros frescos y más saludables. No descartes sistemáticamente las grasas, ya que tiene versiones muy beneficiosas para nuestro organismo (¡Incluso para ayudarnos a adelgazar!). Pásate al aceite de coco orgánico y a la crema natural de cacahuete; ambos contienen grasas beneficiosas, sacian el apetito y nos ayudarán a conseguir el cuerpo con el que soñamos.

5. LOS HIDRATOS DE CARBONO ENGORDAN

Los hidratos de carbono han perdido mucho sex-appeal en esta era en la que triunfa todo lo low-carb. Es sobre todo por las noches cuando gozan de peor reputación. Se dice que los carbohidratos engordan, lo cual no es necesariamente cierto.

Los hidratos de carbono son unos excelentes proveedores de energía para nuestro cuerpo, y con su ingesta conseguimos evitar el consumo de otras calorías, como ciertas grasas, que pueden resultar menos deseables para conseguir nuestros objetivos. Además, pueden ser una buena fuente de fibra y facilitarnos de paso la digestión.

Eso sí, hay que hacer alguna salvedad en lo que respecta a los hidratos de carbono, y es que aquellos que contienen harina blanca pueden tener un contenido en azúcar demasiado alto, así como un aporte de fibra más bien pobre. Además, su efecto saciante dura menos y pueden aumentan el nivel de azúcar en sangre.

Contra las verduras y los productos integrales no habría, sin embargo, nada que objetar, ya que seguir una dieta low carb, o baja en carbohidratos, no implica un consumo cero de estos elementos. Los llamados carbohidratos complejos son, junto a las grasas saludables o las proteínas, fundamentales para una alimentación equilibrada.

En el contexto de una dieta, las proteínas constituyen una excelente fuente de energía. La clara de huevo ejerce un efecto saciante y nos ayuda a mantener fuerte la musculatura durante la fase de reducción. De ahí que una excelente opción para el desayuno sea un buen porridge proteico.

Conclusiones

  • Pasando hambre sólo se adelgaza de forma temporal. Acabarás por volver a atiborrarte de comida en un plazo corto de tiempo. Es mucho mejor decidirnos por una opción más saludable y equilibrada.
  • Hacer deporte de forma regular nos ayudará a perder peso, aunque hay que combinarlo con unos buenos hábitos de alimentación.
  • Los snacks saludables nos ayudan a perder peso, así como a combatir los ataques de hambre.
  • Evita los conocidos como productos light y toma en su lugar alimentos frescos y sanos.
  • Los carbohidratos complejos son buenas fuentes de energía y de fibra.

Nuestro consejo

¿Quieres mantener tu cuerpo en forma o ganar músculo de forma duradera? Entonces te recomendamos nuestro Body Check gratuito. Define tus objetivos, calcula tu BMI y recibe consejos personalizados de alimentación y entrenamiento.

IR AL BODY CHECK GRATUITO

Comentarios

Artículos relacionados

shares