Ensalada de pasta con espárragos y pesto

la dieta sin gluten simplificada

20 mins
facil
Pérdida de peso
Esta ensalada está desde luego mucho mejor que una pasta con pesto preparado. Nos encanta el pesto casero, ya que nos permite saber qué contiene. El uso de los crujientes espárragos verdes le dará a esta receta una textura especial

Valores Nutricionales: (por porción)

Calorías
611 kcal
164 g / 100g
Hidratos de carbono
54 g
14 g / 100g
Proteínas
24 g
6 g / 100g
Grasa
30 g
8 g / 100g

Ingredientes personas

Obtendrás 3 porciones con esta receta. Cada porción contiene 611 kcal y 24 g de proteína.  
250 g pasta sin gluten (p.ej.: spirelli de garbanzos)
500 g espárragos verdas
1 cdta.
Aceite de coco
Aceite de coco
6,99 €
(21,84 €/1000g)
incl. IVA más envío
30 g albahaca fresca
50 ml aceite de oliva
25 g nueces
1 diente de ajo
200 g tomates cherry
50 g tomates secos sin aceite
50 g rúcola
sal y pimienta

Elaboración

  • Cuece la pasta siguiendo las indicaciones del paquete y deja que se enfríe un poco. 
  • Retira las puntas leñosas de los espárragos y córtalos en trozos. Calienta el aceite de coco en una sartén y saltea los trozos de espárrago durante 6-8 minutos hasta que se hagan y queden algo crujientes. Salpimiéntalos. 
  • Para la preparación del pesto tritura albahaca, aceite de oliva, nueces, ajo, sal y pimiento en un recipiente alto con una batidora.
  • Vierte la pasta en una ensaladera y mézclala con el pesto. Corta los tomates cherry por la mitad y los tomates secos en trozos pequeños y añádelos a la ensaladera. Agrega los trozos de espárrago. Vuelve a mezclar. 
  • Añade rúcola para finalizar y, si es necesario, unas especias para matizar el sabor. 
  • Bon appetit!

¿Prefieres el pesto rojo?

Entonces tenemos justo la receta que necesitas: tritura 80 g de tomates secos (sin aceite), 40 g de piñones, 1 diente de ajo, 2 cdas. de aceite de oliva, unas hojas de albahaca (opcional), sal y pimienta con una batidora.

¿Qué más se puede poner en una ensalada de pasta?

Todas las verduras que más te gusten: pimiento, maíz, guisantes, zanahoria, aceitunas, pepino, puerro, especias. También puedes añadir alimentos ricos en proteína como pollo, atún, queso feta o tofu.

Comentarios

shares