Running en otoño: descubre por qué es la estación ideal para empezar a correr

Corriendo en otoño disfrutarás de temperaturas agradables, de un saludable aire fresco y de la belleza de una vegetación cambiante. Como esta estación puede tener también días desapacibles, hemos reunido para ti una serie de consejos a tener en cuenta si quieres empezar a correr.

Índice

  1. El momento perfecto para empezar a correr
  2. Consejos importantes para correr en invierno
  3. Cómo mantener la motivación
  4. Conclusiones

1. El momento perfecto para empezar a correr

El otoño es la estación ideal para empezar a correr. Las temperaturas se hacen más suaves, por lo que resulta mucho más agradable salir a correr que cuando hacen 35 grados a la sombra. También conviene tener en cuenta que en pocas semanas empezará a hacer demasiado frío como para hacer ejercicio al aire libre.

Por eso te recomendamos que aproveches la estación del año que acaba de comenzar para ponerte a correr. Si no has corrido hasta ahora más que para coger el autobús, te recomendamos que pulses en el enlace siguiente para descubrir nuestros prácticos consejos para empezar a correr.

Tus inicios en el running
©AzmanL

Combate la depresión otoñal

Saliendo a correr con regularidad podrás además evitar la temida depresión otoñal ya que esta actividad física favorece, como el ejercicio en general, la secreción de hormonas de la felicidad y contribuye también a reducir las hormonas del estrés. Todo ello implica que te sientas más relajado después de haber corrido.

Fortalece tu sistema inmunitario

Este tipo de ejercicio físico no sirve únicamente para mejorar tu resistencia y tu condición física, sino que también contribuye a reforzar tus defensas. Las temperaturas más bajas, el ambiente más húmedo y el esfuerzo físico obligan a tu sistema inmunitario a esforzarse más que de costumbre.

De la misma manera que los músculos crecen después del ejercicio para estar más preparados para la próxima sesión de entrenamiento, tu sistema inmunitario se adapta a la bajada de las temperaturas. Pero tampoco te pases ya que, si lo haces, caerás enfermo en lugar de fortalecer tu sistema inmunitario.

2. Consejos importantes para correr en otoño

No pases frío

Durante los meses más fríos del año, usar la ropa adecuada es decisivo para poder divertirse corriendo. Lo importante es que no te abrigues ni en exceso ni de manera insuficiente. La temperatura será la ideal si durante los primeros 10 minutos de la carrera tienes un poco de frío. De lo contrario, tendrás demasiado calor y podrás acabar sudando en exceso.

Utiliza ropa funcional

Las camisetas y los pantalones de algodón tienen la desventaja de que absorben el sudor y la humedad, lo que eleva el riesgo de que tu cuerpo se enfríe más rápidamente y de que enfermes por ello.

La ropa funcional transporta mejor la humedad, es a menudo hidrófuga, transpirable y cuenta en ocasiones con un forro polar. Mucha ropa funcional tiene además reflectores que te darán mayor visibilidad en la oscuridad.

©praetorianphoto

Calienta en casa

Como ya ha empezado a hacer más frío, tiene sentido realizar la sesión de calentamiento en casa. Haz una sesión de estiramientos dinámicos y relajados y una vez salgas a la calle podrás empezar con un running ligero de 10 minutos antes de correr a tu ritmo normal.

Controla tu respiración

Aunque en ocasiones te pueda resultar un poco cansino, te recomendamos que vigiles siempre tu respiración. Cuando hace más frío es especialmente importante que trates de respirar siempre por la nariz para que el aire frío entre en tu organismo después de haber sido calentado y filtrado.

Si te resulta más cómodo, también puedes respirar por la boca. Deberías sin embargo evitarlo en la medida de lo posible, porque podrías acabar teniendo dolores de garganta.

Vence la pereza

Convierte el running en una rutina. Sal siempre a correr los mismos días y a la misma hora. Aunque al principio te pueda costar acostumbrarte a ello, en un par de semanas lo habrás integrado en tu rutina y te resultará mucho más fácil vencer la pereza.

©dolgachov

3. Cómo mantener la motivación

Escribe un diario de entrenamiento

Escribe un diario de entrenamiento y anota en él tus avances personales. ¿Cuántos kilómetros has corrido? ¿Cuál ha sido tu velocidad media? Y, sobre todo, ¿cómo te has sentido? Escribe todas esas cosas para apreciar mejor en el futuro en qué has mejorado.

Búscate compañeros para correr

Salir a correr solo es divertido y particularmente relajante. A veces puede sin embargo ocurrir que no encuentras la motivación suficiente para hacerlo. Si cuentas con un compañero o con un grupo de personas con los que salir a correr, tu compromiso será mayor y te será más fácil motivarte, aunque te dé un poco de pereza.

No recuperes las sesiones de entrenamiento perdidas

¿Te has saltado una sesión de entrenamiento y te estás planteando entrenar dos días seguidos para compensarlo? Mejor no lo hagas. No será la primera vez que ocurra y tampoco se va a acabar el mundo por saltarte una sesión.

Si tratas de recuperar cada sesión de entrenamiento que te saltes, éstas se te irán acumulando. Esto acabará estresándote a la larga y tendrá un impacto negativo en tu motivación que podría empujarte a tirar la toalla. Por eso te recomendamos que pases página y sigas tu plan de entrenamiento como si nada hubiera pasado.

4. Conclusiones

  • Corriendo en otoño reforzarás tu sistema inmunitario para el invierno.
  • Al salir a correr te relajarás mejor y combatirás la depresión otoñal.
  • La ropa funcional es particularmente práctica para correr en otoño.
  • Convierte el running en un hábito. e.
  • Si te saltas una sesión de entrenamiento, continúa entrenando como si nada hubiera pasado.

Comentarios

Artículos relacionados

shares