Lee en 3 min

5 rituales matutinos que los yoguis hacen diariamente

Yogalehrerin Franzi

Suena el despertador y comienza el estrés. Ducharse, prepararse, tomar un café rápido y desayunar sobre la marcha, porque no hay tiempo suficiente. Escenario típico de la mañana, que conozco demasiado bien como profesora de yoga. Pero el comienzo de un día productivo y de éxito es diferente. Para empezar el día con más energía y serenidad, he desarrollado mi propia rutina de yoga matutina que me gustaría compartir con vosotros.

También te puede interesar: 7 consejos para practicar más yoga en tu vida cotidiana.

Por qué a los yoguis les encantan las horas de la mañana

¿Levantarse antes del amanecer? Antes era algo inimaginable para mí. Nunca pensé que algún día yo también sería una de esas personas para las que la mañana es tan importante. Pero ahora también es el momento más importante del día para mí.

La mayoría de las veces, las cosas tienen que hacerse rápidamente después de levantarse. Y ahí es exactamente cuando sentamos las bases para un día agitado. Cambiar tu rutina matutina, o introducirla en primer lugar, puede cambiar todo el día. Creas una nueva ventana de tiempo que puedes usar para ti mismo.

Una rutina matutina asegura el descanso en lugar del ajetreo. Un yogui inteligente me dijo una vez: «El tiempo que te tomes para ti por la mañana es el mejor regalo que te puedes hacer». En lugar de inundar mi cerebro con miles de impresiones poco después de levantarme, empiezo el día lentamente y con atención. No tiene por qué ser complicado. Incluso apagar tu teléfono o escribir en tu diario puede ayudar. Este momento también es especialmente bueno para los pensamientos positivos, estableciendo un enfoque o metas para el día.

Consejos para tu rutina matutina de yogui

Lo más importante es establecer un tiempo por la mañana que uses solo para ti. Puede ser suficiente levantarse 15 minutos antes de lo habitual. Para que la mañana sea buena, también debes aprender estas rutinas de los yoguis:

N.º 1 Comienza en silencio

Para mí, la paz y la tranquilidad es lo más maravilloso de la mañana, puede hacer que tu rutina sea aún más poderosa. Escoge el silencio de forma consciente y empieza sin música, radio o conversaciones. Esto te ayuda a estar contigo mismo y a ser consciente de tus propias necesidades, sentimientos y pensamientos.

N.º 2 Limpia tu cuerpo

Los yoguis confían en los rituales de purificación. Solo un cuerpo puro y limpio puede albergar una mente clara. Lo probé por primera vez en un ashram indio. Después de levantarse, por ejemplo, nos enjuagamos la nariz para poder respirar más libre y profundamente. Buen efecto secundario: inmediatamente me sentí más despierta. Según estudios actuales, los aceites esenciales, que se utilizan para la aromaterapia, también podrían ayudar a las mujeres a reducir la fatiga.

Otra opción en casa es, por ejemplo, el “oil pulling”, que consiste en enjuagarse la boca con una cucharadita de aceite de coco durante unos 10 minutos. Pero incluso rutinas sencillas, como una ducha fría o cepillarse los dientes de forma habitual pueden convertirse en verdaderos rituales de cuidado personal con atención plena.

N.º 3 Practica ejercicios de respiración

La respiración puede cambiarlo todo. Los yoguis dicen que es un espejo del alma. Si tu estado de ánimo cambia, tu respiración también cambiará. Cuando estás estresado, respiras más rápido y de forma menos profunda. Cuando duermes, en cambio, tu respiración es muy tranquila. Si aprendes a controlar tu respiración, también puedes aprender a cambiar tu bienestar emocional. Me encantan mis ejercicios de respiración por la mañana porque me proporcionan una sensación de profunda conexión conmigo misma y me dan esa paz y confianza tan especiales, que se han convertido en una base increíblemente importante para el día para mí.

El ejercicio de respiración más simple es contar la respiración:

  1. Inhala mientras cuentas hasta cuatro.
  2. Aguanta la respiración durante cuatro tiempos.
  3. Exhala de nuevo en cuatro tiempos.

Repite esto durante 3-5 minutos.

N.º 4 Muévete

Los movimientos suaves ayudan a que la circulación fluya. Me gusta hacerlo en mi esterilla de yoga. Puedes buscar videos cortos que te ayuden con esa rutina matutina. Si ya tienes algo de experiencia en yoga, te recomiendo que te pongas sobre la esterilla y te muevas de forma intuitiva. Me encanta cuando no hay reglas y eres tu propio jefe.

Siempre deberías serlo,no solo en el yoga. Lo principal: el movimiento. Un paseo corto también es perfecto para movilizar el cuerpo por la mañana.

N.º 5 Bebe agua

Mientras duermes, tu cuerpo trabaja sin parar, realizando procesos de renovación y reparación. Para hacer frente con eficacia a estas tareas, necesita agua, por lo que normalmente nos despertamos un poco deshidratados. Por eso es especialmente importante hidratar el cuerpo de nuevo por la mañana. Para mí, beber agua tibia con limón es una parte integral de mi rutina matutina. No tienes por qué renunciar al café, pero es mejor que lo dejes para más adelante.

Para saber más sobre este tema en foodspring:

Fuentes del artículo
En foodspring nos servimos únicamente de fuentes contrastadas y de calidad a la hora de redactar nuestros artículos, así como de estudios avalados científicamente. Descubre nuestras líneas editoriales y conoce de qué forma contrastamos los datos para ofrecerte sólo los contenidos más fiables.

Artículos relacionados