Lee en 5 min

5 Mitos sobre la musculación analizados y explicados

Resp. contenidos editoriales & nutricionista
Leonie es nutricionista y escribe artículos sobre alimentación y estulos de vida saludables. Además, encarga de coordinar nuestros planes nutricionales gratuitos.

¿Conseguir los pectorales de Arnold Schwarzenegger? ¿Transformar toda la grasa en músculo? ¿Pasar de barriga cervecera a sixpack? Ganar músculo no es una tarea fácil. Sobre este tema circulan infinidad de mitos y leyendas urbanas, hasta el punto que podemos llegar a confundir algunas ideas. En este artículo vamos a arrojar algo de luz al respecto.

Ganando músculo me libro automáticamente de la grasa

Ojalá fuera tan fácil. Uno de los mitos más extendidos sobre la musculación es el que afirma que a través de un duro entrenamiento podemos adquirir músculo al mismo tiempo que quemamos grasa. Lo cierto es que esto no funciona así. Sólo un principiante en el mundo del fitness puede experimentar algo parecido. El organismo funciona de manera que la musculación y el quemado de grasas no se producen de manera simultánea.

Para ganar músculo necesitas de un exceso calórico. Si lo que quieres es perder peso y librarte de la grasa lo que necesitas es alcanzar un déficit de calorías.

Pero, ¿puede la grasa convertirse en músculo? Por desgracia, no. La grasa corporal se compone de células de grasa, mientras que el tejido muscular está compuesto por células de músculo. Estos dos tipos de células no actúan de forma intercambiable, así que la grasa de tu cuerpo no puede evolucionar y convertirse en otra cosa diferente.

Los músculos también incrementan el consumo de calorías, por lo que también pueden ser tus aliados a la hora de perder peso.

Nuestro consejo: Tu consumo de calorías se establece a partir de tu ritmo metabólico combinado con tu ritmo de trabajo y ejercicio. Nuestra calculadora de calorías te dará toda la información que necesitas al respecto.

calculadora de calorías gratuita

Las mujeres deben entrenar de forma diferente a los hombres

No son pocas las mujeres preocupadas por que se les vaya la mano entrenando y acaben presentando un aspecto demasiado musculado. Este es otro de los mitos que queremos desterrar en este artículo: el de que hombres y mujeres hayan de seguir un plan de entrenamiento diferente.

Este reparo por adquirir una figura demasiado musculada no tiene realmente fundamento, y es que un duro entrenamiento no convierte a nadie en un/a bodybuilder. Las mujeres cuentan en su organismo con menos testosterona y les cuesta más que a los hombres adquirir musculación.

El entrenamiento con pesas y mancuernas tensa y forma nuestro cuerpo. El desarrollo muscular refuerza nuestras piernas, define los brazos y nos proporciona un trasero firme, entre otras cosas. El miedo a acabar pareciendo una culturista no tiene ningún sentido dentro de un contexto fitness no profesional.

Durchtrainierte junge Frau
©istock/jacob-ammentorp-lund

Entrenando el abdomen conseguiremos una espectacular tableta

La famosa tableta de chocolate: el objeto sagrado con que toda persona que entrena sueña alguna vez. Por supuesto, todos tenemos la esperanza de que, siguiendo un duro entrenamiento, lograremos lucir esos preciados abdominales. La realidad nos dice que todos contamos con esos músculos en nuestro abdomen, lo que ocurre es que sólo a algunos se les marca de forma visible.

¿Y cómo podemos hacer que se nos marquen? La respuesta la encontramos en una dieta sana y equilibrada, combinada con un buen entrenamiento. No por hacer 100 abdominales diarias aparecerán por arte de magia en nuestro estómago. Para conseguir este objetivo deberemos reducir considerablemente nuestro índice de grasa corporal. Tendremos, por tanto, que cambiar la alimentación a productos ricos en proteínas, grasas saludables e hidratos de carbono.

Si queremos reducir la grasa de nuestro cuerpo debemos tomar menos energía de la que consumimos habitualmente. Por ello debemos tomar alimentos ricos en proteína que mantengan los músculos que ya tenemos. De lo contrario, corremos el riesgo de que el cuerpo tome de ellos la energía que quemamos entrenando.

Nuestro consejo: Nuestros batidos de proteína proporcionan a nuestro cuerpo 24 gramos de proteína por ración (30 g).

Descubre nuestra Proteína Whey

A más entrenamiento, más musculatura

Este es uno de los mitos que más se ha repetido a lo largo de la historia del fitness. En primer lugar, hay que dejar claro que el exceso de entrenamiento es uno de los errores más frecuentes que suelen cometer los principiantes a la hora de trabajar la musculación.

¿Pero a qué nos referimos con entrenamiento excesivo?
Esta pregunta no resulta sencilla de responder de manera categórica. El índice de éxito de un entrenamiento depende principalmente de 3 factores: ejercicio, recuperación y alimentación. La intensidad del ejercicio depende de:

  • Tu estado físico y grado de experiencia entrenando
  • Tu edad, peso y sexo
  • Tu estado de salud
  • Qué objetivos te has marcado
  • Tu frecuencia de entrenamiento
  • Duración de tu entrenamiento

Tus músculos no se desarrollan durante el entrenamiento sino después del mismo. Los tiempos de pausa son importantes para consolidar la musculatura. Planifica días suficientes para iniciar la conquista de tus objetivos. La regeneración dependerá en gran parte de cómo te alimentes y del tiempo que logres darle descanso a tu cuerpo.

Trata de dormir un mínimo de 7 u 8 horas cada noche. Estate atento/a a las señales que te da tu cuerpo. ¿Tienes constantes dolores musculares?, ¿o por el contrario, notas que te recuperas cada vez mejor de las agujetas? Si sientes demasiadas molestias, lo más recomendable es que te tomes algún día extra de descanso de tu rutina de ejercicios.

Los músculos te hacen ensanchar en lugar de adelgazar

Trata de imaginarte por un momento a dos personas altas, de 80 kilos de peso. Uno de ellos parece delgado y de aspecto atlético, mientras que la otra persona tiene un poco de barriga. ¿Cómo se explica esto? La respuesta es más sencilla de lo que crees. Para empezar, cada cuerpo tiene una constitución física, y los músculos pesan más que la grasa, a pesar de ocupar un menor volumen.

Quien cuenta con un buen índice de masa muscular y una menor cantidad de grasa en el cuerpo presentará un aspecto más definido que alguien con un mayor índice de grasa y menos músculos.

Además, los músculos nos hacen quemar más calorías que grasa, incluso en momentos de descanso. Es por ello que, a pesar de lo que indica el mito, a mayor entrenamiento, mayor nivel de definición y, por tanto, menor volumen corporal. Y es que los músculos requieren de un consumo elevado de calorías.

Conclusiones

  • Adquirir músculo y quemar grasa al mismo tiempo sólo está al alcance de los principiantes.
  • Las mujeres que entrenan duro consiguen un cuerpo definido y no un enorme volumen de músculos.
  • La famosa tableta de abdominales no se consigue sólo entrenando: la alimentación cumple aquí un papel fundamental.
  • Factores como la intensidad y frecuencia del entrenamiento, horas de descanso y buena alimentación son imprescindibles para ganar músculo.
  • El músculo pesa más que la grasa, aunque ocupa un volumen menor. Un cuerpo musculado aparecerá siempre más definido y estilizado.
Fuentes del artículo
En foodspring nos servimos únicamente de fuentes contrastadas y de calidad a la hora de redactar nuestros artículos, así como de estudios avalados científicamente. Descubre nuestras líneas editoriales y conoce de qué forma contrastamos los datos para ofrecerte sólo los contenidos más fiables.

Artículos relacionados