3 min read

7 pasos para hacer del deporte un hábito

Redactor fitness
Dominic es periodista deportivo y entrenador personal, y se encarga de nuestros artículos sobre fitness. Además, produce nuestros planes de entrenamiento gratuitos.

¿Te gustaría practicar deporte con regularidad sin tener que poner todo tu esfuerzo para conseguirlo? Te mostramos cómo hacer del entrenamiento una costumbre más. ¡Se acabó la procrastinación!

¿Cuánto tiempo se tarda en crear un hábito?

Todos tenemos hábitos y costumbres. Muchas se van generando a lo largo de nuestra vida sin que realmente seamos conscientes de ello. Cuando vamos al supermercado, por ejemplo, solemos hacer siempre un recorrido muy parecido por sus pasillos o, nada más levantarnos, lo que hacemos es tomarnos un buen café, estemos más o menos despejados.

Pero… ¿cuándo se convierte una actividad en hábito? La duración de ese proceso no es siempre la misma. De media se considera que con 60 días es suficiente para integrar completamente un hábito nuevo en la vida cotidiana. Si estás tratando de crear un hábito por primera vez en tu vida, te recomendamos que seas paciente contigo mismo.

7 pasos para convertir el entrenamiento en hábito

Si quieres convertir el entrenamiento en un hábito, necesitarás paciencia y disciplina. Deberás ser estricto contigo, aunque también deberás ser capaz de hacer la vista gorda de vez en cuando. Sigue leyendo para averiguar cómo lograrlo.

1. Visibiliza tus objetivos

Con frecuencia no logramos crear nuevos hábitos simplemente porque se nos olvida. Crea un recuadro para formular tus objetivos o para colgar en él fotos con el peso o la figura que te gustaría obtener. Para una mayor motivación podemos elegir también imágenes con las que podemos inspirarnos a la hora de perseguir nuestros objetivos.

Monta el recuadro o tablón en un lugar de tu casa en el que te resulte ineludible verlo. Poco importa que lo pongas en un armario, en tu corcho o en la nevera; lo importante es que al verlo cada día puedas recordar los objetivos que te has marcado y las medidas que debes tomar para llevarlos a cabo.

©Hero-Images

2. Planifica tus avances

Planea lo que vas a hacer la próxima semana. Tómate para ello unos minutos el domingo, por ejemplo. Un planificador semanal puede resultar perfecto para introducir algo más de orden y estructura en tu semana.

Independientemente de la forma de entrenamiento que quieras convertir en hábito, planifícalo claramente en tu semana. No sólo qué día tienes intención de llevarlo a cabo sino también, en la medida de lo posible, en qué momento del día lo harás. Unos días (y horas) fijos para entrenar pueden ser de enorme ayuda para generar hábitos. Pasado un tiempo, y antes de que te des cuenta, habrás dejado de pensar en saltarte tu próximo entrenamiento.

3. Fija tus prioridades

¿Ya tienes la semana planificada y tus amigos te vienen de repente con un plan para salir de cena? ¡No te preocupes! En una semana bien organizada tienen cabida el trabajo, el entrenamiento y el esparcimiento.

Si aún así te cuesta planificar y organizar tus entrenamientos es importante que establezcas una serie de prioridades. ¿Buscas entrenamientos efectivos y que puedas realizar en cualquier parte? En nuestra sección de Workouts puedes elegir el que mejor se adapte a tus necesidades y objetivos.

4. No te exijas demasiado

No te dejes llevar por tu ambición. Dale un respiro a tu cuerpo después de las sesiones de entrenamiento intensas para que tus músculos puedan regenerarse bien. Si quieres mantenerte activo a pesar de ello, sal a correr un rato a velocidad moderada. También puedes aprovechar el día de descanso para mejorar tu movilidad.

Carga tus pilas a tope dándole a tus músculos la energía que necesitan. Nuestro Recovery Aminos contiene BCAA’s y L-glutamina, en lugar de las interminables listas de ingredientes que presentan otras bebidas. ¡Para tomar después de entrenar y estar listo cuanto antes para tu siguiente sesión!

Échale un vistazo a nuestro Recovery Aminos

5. No recuperes las sesiones perdidas

Si te has tenido que saltar una sesión de entrenamiento, procura no recuperarla. Si lo haces, tus sesiones de entrenamiento se irán acumulando y el pensamiento recurrente de tener que recuperarlas empezará a estresarte y perderás la motivación. Olvídate de la sesión perdida y cíñete al plan que te has marcado.

6. Búscate un compañero

Si te cuesta generalmente reunir la motivación para hacer deporte, búscate un compañero de entrenamiento. Esto os permitirá motivaros mutuamente para no tirar la toalla durante el entrenamiento.

©svetikd

7. Cambia el chip para convertirte en un amante del deporte

Después del entrenamiento, los músculos se quedan agotados y faltos de energía. Al poco tiempo comienzas a sentirte mejor, con el deporte sumiéndote en una especie de bienestar contigo mismo/a que algunos describen incluso como “intoxicante”. El deporte te hace más feliz y equilibrado a largo plazo, haciendo que los beneficios a nivel visual pasen incluso a un segundo plano.

Una vez terminado el entrenamiento tienes derecho a sentirte orgulloso/a. Has hecho algo por ti y esto influirá de forma positiva en tu bienestar. Disfruta de la sensación de satisfacción por el esfuerzo realizado. Interioriza esa sensación y recuérdala cuando te falte la motivación para hacer ejercicio.

Conclusiones

  • Para integrar un nuevo hábito en tu vida necesitarás una media de 60 días.
  • Si quieres convertir el entrenamiento en un hábito duradero, necesitarás paciencia y disciplina.
  • Planea tus avances y recuérdate tu nuevo hábito cada día.
  • Condiciónate para integrar tu nuevo hábito más rápidamente.
Article sources
We at foodspring use only high-quality sources, including peer-reviewed studies, to support the facts within our articles. Read our editorial policy to learn more about how we fact-check and keep our content accurate, reliable, and trustworthy.