8 consejos para hacer deporte en verano – Workout Wednesday

A estas alturas del verano, el sol pega como nunca y las temperaturas no dejan de subir. En estas condiciones, poca gente encuentra la motivación necesaria para hacer deporte. Pero, si respetas los 8 que hoy te proponemos, el calor debería dejar de ser una excusa para no hacer ejercicio. 

Índice

  1. ¿Es saludable hacer deporte en verano?
  2. Deporte en verano y pérdida de peso
  3. 8 consejos para el deporte a altas temperaturas
  4. Conclusiones

1. ¿Es saludable hacer deporte en verano?

El deporte contribuye a estimular la circulación sanguínea, a fortalecer la musculatura, a mejorar la resistencia y a adelgazar de forma efectiva en el marco de un déficit calórico. El hecho de que sea verano no tiene ningún impacto en la salud.

Las temperaturas elevadas y la radiación solar propias del verano convierten al deporte en una auténtica tortura para muchas personas. El ejercicio físico resulta además mucho más agotador que durante el resto del año y el rendimiento suele dejar que desear. Esto no significa sin embargo que sea más o menos saludable que en otoño, invierno o primavera.

Consejo de la redacción: beber suficientes líquidos es todavía más importante si haces deporte en verano. Las bebidas isotónicas constituyen, como el agua, una opción muy razonable. Nuestra coco whey contiene, además de sabrosa agua de coco, un extra de proteínas para tus músculos.  

Descubre nuestra coco whey
©foodspring

2. Deporte en verano y pérdida de peso

Si combinas el deporte y el entrenamiento con un déficit calórico moderado, la pérdida de peso estará asegurada. Las estaciones no juegan ningún papel en este caso. Si tienes aun así la impresión de que te resulta más fácil adelgazar en verano, esto puede deberse a factores relacionados de manera indirecta con esta estación del año.

El calor del verano nos hace lógicamente sudar más de lo normal. El sudor no contiene sin embargo grasa, ya que se trata únicamente del agua que secreta nuestro cuerpo para tratar de enfriarse. Esta pérdida de peso no se mantendrá sin embargo mucho tiempo, ya que en cuanto consumas líquidos bebiendo o comiendo, la pérdida de agua se verá compensada.

Con la subida de las temperaturas, la gente tiende a beber más agua y a comer menos privilegiando además alimentos más ligeros como las frutas y las verduras. Este cambio en los hábitos alimentarios acarrea la aparición de un déficit calórico que contribuye a acelerar nuestra pérdida de peso.

©Alliance

3. 8 consejos para el deporte a altas temperaturas

1. Bebe suficientes líquidos

El cuerpo pierde agua a través de la transpiración y de la respiración. Por eso es todavía más importante que bebas suficiente agua en verano, aunque no sudes mucho. El deporte a altas temperaturas provoca que el sistema de refrigeración de nuestro cuerpo funcione a toda máquina. Perdiendo un 2 % del líquido, nuestro rendimiento se verá afectado notablemente.

Nuestro consejo: bebe un buen trago de agua o de una bebida isotónica cada 15 minutos.  

Aprende a beber más agua

2. El momento idóneo

Hacer deporte bajo el sol de justicia de las 2 de la tarde no es en absoluto recomendable, ya que implica un esfuerzo mucho mayor que en cualquier otro momento del día. Organiza tu entrenamiento de modo que puedas evitar los momentos más calurosos del día. Trata de entrenar por la mañana temprano o cuando el sol empiece a ponerse.

3. El lugar adecuado

Si no te queda otra que entrenar a la hora de comer, te recomendamos que lo hagas en un lugar con sombra como por ejemplo bajo un árbol. Sal a correr en un lugar arbolado o entrena en casa o en un gimnasio si tienen aire acondicionado.

©spwidoff

4. Ponte ropa funcional

Si usas la ropa adecuada, a tu cuerpo le resultará más fácil enfriarse en verano. Al contrario que en el caso de las camisetas y de los pantalones de chándal de algodón, la ropa funcional es mucho más ligera y transpirable. Usando un gorro blanco podrás también prevenir insolaciones.

5. Usa protección solar

Poco importa que entrenes con o sin camiseta, quemarse es mucho más fácil de lo que uno pueda pensar. Por eso te recomendamos que uses siempre la crema solar que más te convenga. No hay nada peor que tener que interrupir la sesión de entrenamiento por motivos evitables como una quemadura solar.

6. Come frutas y verduras

Con el calor del verano, tendemos a comer menos alimentos sólidos. Las frutas y las verduras constituyen una alternativa perfecta, ya que están repletas de vitaminas y minerales además de contener mucha agua y fibra alimentaria pero menos calorías que muchos otros alimentos. Comiéndolas podrás por lo tanto rellenar tus reservas de energía mientras respetas tu déficit calórico.

7. No te pases

Los entrenamientos HIIT suponen un buen ahorro de tiempo, pero también un esfuerzo considerable para nuestro cuerpo cuando hace demasiado calor. Baja mejor un poco el nivel y entrénate más lentamente de lo habitual. Una vez tu cuerpo se haya acostumbrado a las temperaturas después de un par de sesiones de entrenamiento, podrás ir acelerando el ritmo cada vez que te entrenes. 

8. Tómate las señales de alerta en serio

Aprende a prestar atención a las necesidades de tu cuerpo y a las señales de alarma que pueda enviarte. Los calambres por calor suelen producirse en las pantorrillas o en los muslos y constituyen una de las primeras señales de un ejercicio excesivo.

Si tu cara está notablemente pálida, sufres desmayos, mareos o cefaleas o incluso vómitos, estarás sufriendo agotamiento por calor. Para combatir estos síntomas, deberás refugiarte en un lugar a la sombra, beber mucha agua y cubrir tu frente con un pañuelo húmedo. En el caso de que las señales sean más claras todavía, te recomendamos que consultes a un médico de confianza ya que podría tratarse de una insolación o de un golpe de calor.

4. Conclusiones

  • Entrenar en verano no es ni mejor ni peor que hacerlo el resto del año.
  • El aumento de la transpiración no acelera la pérdida de peso, ya que el sudor no contiene más que agua.
  • Sin déficit calórico, adelgazar es imposible.
  • Cuando hagas deporte en verano, bebe agua en cantidad y protégete de los rayos del sol.
  • No te esfuerces demasiado y tómate en serio las señales de alerta de tu cuerpo.

Related Posts

Comentarios

shares