Lee en 4 min

4 buenas razones para decir adiós a la báscula

Frau macht ein gesundes Frühstück

¿Conoces esa estupenda sensación de subir a la báscula y sentirte realmente bien después? ¿No? Yo tampoco. A menudo, la cifra que aparece en la báscula es frustrante, sobre todo para quienes están tratando de alcanzar su peso ideal. El número es demasiado alto, notamos fluctuaciones de peso o un estancamiento total. Y sin embargo, continuamos pesándonos sin descanso, deseando todas y cada una de las veces que aparezca una cifra que nos agrade. Y yo me pregunto: ¿por qué concedemos tanto espacio a un objeto que nos decepciona más de lo que nos aporta? Tanto físicamente en nuestro baño como mentalmente en nuestra cabeza. Hay muchos motivos para desterrar la báscula del cuarto de baño o incluso de la casa. Estas son las cuatro razones más importantes.

Perder peso de forma saludable significa seguir un estilo de vida sano y activo en lugar de volverse loco con los números.

N.º 1 Tu peso no te dice nada sobre tu figura

Tu báscula te indica tu peso corporal y luego te deja con esa cifra y una sensación normalmente mala. Pero este número expresa muy poco sobre tu figura, porque no tiene en cuenta tu constitución corporal. Tu cuerpo no se compone sólo de grasa corporal, sino también de masa muscular, agua y masa ósea. Y, por supuesto, todas las partes tienen su propio peso específico. Lo importante es cómo se distribuye. La masa muscular tiene una densidad de volumen mayor que la grasa corporal. Por lo tanto, si practicas ejercicios de fuerza para perder peso, lo cual es más que recomendable, el incremento de la masa muscular tenderá a aumentar la cifra en la báscula. Incluso es posible que los principiantes pierdan grasa corporal al mismo tiempo.

N.º 2 La báscula desconoce tu estilo de vida

¿Te hundes en la miseria porque tu báscula marca hoy más que ayer? Es totalmente normal que se produzcan ligeras variaciones de peso. Hay muchos factores sobre los que no tienes ningún control o sólo un control limitado, pero que, sin embargo, influyen en tu peso. Sin embargo, tu báscula no tiene en cuenta estos factores. Un buen ejemplo de ello es la menstruación, como demuestran varios estudios. En la fase de ovulación, por ejemplo, el cuerpo puede almacenar más energía para estar preparado para un posible embarazo. Justo antes y durante el periodo, se almacena más agua debido a las hormonas y también tenemos la tentación de satisfacer nuestros antojos más rápidamente. Pero no son sólo las hormonas; el exceso de sal en tu comida presuntamente sana o el clima caluroso pueden afectar al número de la báscula más de lo que crees debido a la retención de líquidos. Entonces, ¿realmente quieres dejar que tus hormonas o una comida demasiado salada te amarguen? ¿No? Entonces deberías deshacerte de tu báscula.

N.º 3 Dudas de ti mismo y de tu entrenamiento

La báscula no te dice nada sobre tu nivel de forma física actual. ¿Estás mejorando en tu entrenamiento y acercándote a tus objetivos, pero la báscula no quiere seguirte? Entonces tiene que desaparecer. Así de sencillo. Porque deberías alegrarte por tus éxitos deportivos y no permitir que dependan de un número.

¿Quieres llevar tu rendimiento al siguiente nivel? Nuestra creatina en polvo es tu fiel compañera de entrenamiento y te ayuda a aumentar aún más tu nivel de preparación.

N.º 4 La báscula te estresa

Si hay algo que se le da realmente bien a la báscula, es provocar estrés. Controlar meticulosamente tu peso cada día no te ayudará en tu camino hacia un peso que te haga sentir bien, sino que más bien te estorbará. El incremento de estrés en tu cuerpo se manifiesta con la subida de tus niveles de cortisol , que te impiden perder grasa corporal. Es un círculo vicioso y, sin duda, otra razón para decir adiós a la báscula. Haz clic aquí para saber qué hace exactamente la hormona del estrés, el cortisol, en tu cuerpo y cómo puedes reducirla.

Alternativas a la báscula

¿Te preguntas qué puedes hacer en su lugar para realizar un seguimiento de tu progreso de forma más saludable?

  • Haz fotos

Hazte fotos de frente, de lado y de espaldas para seguir tu evolución. Pero tampoco las hagas todos los días para evitar frustraciones. Sigue tu hoja de ruta, pero date tiempo a ti y a tu cuerpo.

  • Oriéntate por la ropa

Tus vaqueros favoritos son una buena referencia. Asegúrate de que no tienen 10 años y procura ser realista. En general, tu ropa debe ajustarse a tu cuerpo, y no al revés.

  • Utiliza medidas precisas

Pide que te midan el porcentaje de grasa corporal y la masa muscular y utiliza estos valores como guía. Medir tu perímetro también puede ayudar. Hay otras formas de controlar la pérdida de peso además de la báscula.

  • Registra tus logros

En lugar de hacer un seguimiento de tu peso, haz un seguimiento de tus logros. ¿Has podido levantar más peso en tus sentadillas? ¿Por fin puedes realizar flexiones limpiamente o incluso una dominada? ¡Todo esto es mucho más importante que lo que marque la báscula!

Para saber más sobre este tema en foodspring:

*Perder peso con Shape Shake 2.0: sustituir dos comidas diarias por un Shape Shake 2.0 cada una, te ayuda a perder peso con una dieta baja en calorías. Sustituir una comida te ayuda a mantener tu peso. El producto sólo cumple su función en el contexto de una dieta baja en calorías. Una dieta baja en calorías debe incluir también otros alimentos. Asegúrate de beber suficiente líquido cada día. Procura llevar una dieta variada y equilibrada y un estilo de vida saludable.

Fuentes del artículo
En foodspring nos servimos únicamente de fuentes contrastadas y de calidad a la hora de redactar nuestros artículos, así como de estudios avalados científicamente. Descubre nuestras líneas editoriales y conoce de qué forma contrastamos los datos para ofrecerte sólo los contenidos más fiables.

Artículos relacionados