4 min read

7 cosas que te esperan en tu primera clase de baile de hip hop

Frau beim Hip Hop Tanzen
By: Natascha Klemm

El deporte y el hip hop siempre han sido una combinación inmejorable para mí, aunque hasta ahora solo bajo el formato de una buena playlist durante mi entrenamiento en el gimnasio. Como una absoluta novata en esto del baile, me he atrevido a asistir por primera vez a una clase de hip hop en la academia Flying Steps de Berlín.

También merece la pena leer: Bailar para empezar a quererse más – Entrevista con la bailarina Cigdem

Ritmos fuertes, buen rollo, mucho movimiento: no esperaba mucho más antes de mi primera clase de baile de hip hop y decidí dejarme llevar para ver qué pasaba. Como experta en fitness, el deporte forma parte integral de mi vida diaria. Sin embargo, carezco de sentido del ritmo, por lo que mi experiencia bailando se ha limitado hasta ahora a pequeños espectáculos privados frente al espejo. ¡Pero me encanta afrontar nuevos retos que me saquen de mi zona de confort! Así que, ¿asistir a una clase en una escuela de baile de renombre como novata total? ¡Definitivamente todo un desafío para mí, sobre todo a nivel mental! Desde el enorme espejo que se extendía por toda la pared de la sala, miré a un grupo variopinto de hombres y mujeres de todas las edades. Algunos ya se estaban acomodando al flow, otros miraban a su alrededor un poco nerviosos. Sin embargo, la profesora de baile consiguió hacer desaparecer rápidamente los nervios con su trato desenfadado y su motivadora playlist. Durante 90 sudorosos minutos no sólo aprendí a seguir el ritmo y a realizar una primera y breve coreografía, sino también a conocerme a mí misma y a entender la importancia que tiene una buena actitud mental. ¡Fue agotador, desafiante e increíblemente divertido! ¿Estás motivado para asistir a tu primera clase de baile? Entonces prepárate para estas 7 cosas:

N.º 1 Esconderse es inútil

En cuanto entré en la sala, intuitivamente me situé en la última fila. O al menos lo intenté, porque déjame decirte una cosa: no sirve para nada. No era la única con este reflejo, pero nuestra profesora de baile inmediatamente nos indicó a todos que nos fuéramos hacia adelante. De esta manera, tenía una buena visión general de todos los participantes. Hacia el final, nos dividieron en dos grupos más pequeños y tuvimos que presentar por turnos la coreografía que habíamos aprendido. Como ves, los profesores de danza tienen sus propias técnicas para sacarte de tu zona de confort. Así que, como de todos modos no vas a poder esconderte, es mejor que te coloques lo más cerca que puedas para observar mejor lo que está haciendo tu profe de danza.

N.º 2 Todo el mundo está pendiente de sí mismo

Mantener un perfil bajo en situaciones desconocidas suele deberse a que no queremos sentirnos juzgados por los demás. Por eso no quería llamar la atención en clase de baile, por si confundía la derecha con la izquierda o hacía algún giro demasiado tarde. Pero puedo tranquilizarte al respecto. Nadie se reirá de ti o pensará algo negativo. De todos modos, y especialmente en las clases para principiantes, todo el mundo está demasiado ocupado preocupándose de sí mismo y de seguir los pasos. Aparte de nuestra profesora, nadie tuvo tiempo de prestarme atención, así que esa preocupación era infundada y por tanto no debería impedirte dar lo mejor de ti cuando bailes. Incluso si giras en la dirección equivocada.

N.º 3 Tu cabeza va a trabajar mucho

Desconectar la mente, conectar la música. Y luego, simplemente sentir el ritmo. Sería estupendo que fuera así, pero probablemente no será tan fácil en tu primera clase de baile. Mi cabeza estaba tan ocupada procesando aquellas experiencias nuevas que me resultaba difícil dejarme guiar por la música. Así que mi consejo es que bloquees todo lo demás, y que te concentres solo en lo que está haciendo tu profe de danza, y después, por difícil que parezca al principio, sentir más que pensar.

N.º 4 El progreso es individual

Lo bonito de la danza es que todo el mundo puede participar. Es probable que encuentres un grupo de personas muy variado y que descubras que hay personas a las que les resulta más fácil moverse al ritmo de la música que a otras. Mientras que la persona de la izquierda ya casi baila como un profesional a los pocos minutos, la persona de la derecha sigue tratando frenéticamente de no confundir izquierda y derecha. Intenta centrarte solo en ti y no compararte con los demás.

N.º 5 Los profesores de baile no pierden el tiempo

La profesora de danza de mi primera clase no perdió ni un minuto. Entró, subió el volumen de la música y empezó rápidamente el calentamiento. Así que también deberías situarte mentalmente en el aquí y ahora, porque con el hip hop no sueñas ni te lo tomas con calma. Los profesores de baile tampoco suelen andarse con rodeos, aunque nunca debes tomártelo como algo personal. En nuestro curso, no era raro que se les dijera a algunas personas si se movían de forma demasiado rígida o descoordinada. También tuvimos que permanecer muy atentos, porque los pasos y los movimientos debían hacerse rápidamente, el programa era apretado. El objetivo siempre es empujarte y ayudarte a confiar en ti mismo.

N.º 6 Bailar es un ejercicio intenso

Aunque sea la primera vez que asistes a una clase de baile y tengas que aprenderlo todo paso a paso, literalmente, prepárate para una clase que será un entrenamiento intenso. Ya durante el calentamiento sudas mucho, y las coreografías son un verdadero reto. Así que hay que tener preparada la botella de agua y la toalla, porque no habrá tiempo para hacer pausas largas.

N.º 7 Tu autoestima se dispara

¡Después de tu primera clase de hip hop te sentirás increíblemente bien! No importa si has conseguido dominar la coreografía a la perfección o si te ha costado empezar: has estado a la altura del desafío y has experimentado una sensación corporal totalmente nueva. Merece la pena seguir, ¡porque cada vez será mejor!

Para saber más sobre este tema en foodspring:

Article sources
We at foodspring use only high-quality sources, including peer-reviewed studies, to support the facts within our articles. Read our editorial policy to learn more about how we fact-check and keep our content accurate, reliable, and trustworthy.