5 min read

Diferencias entre hambre y apetito

Redactora de contenidos & nutricionista
Leyla es nutricionista y escribe artículos relacionados con la alimentación y estilos de vida saludables. Además, se encarga de coordinar nuestros planes nutricionales gratuitos.

¿Has desayunado hace una hora y ya tienes hambre? ¿Crees que es hambre de verdad? Te explicamos la diferencia entre hambre y apetito para evitar antojos innecesarios.

¿Cuál es la diferencia entre hambre y apetito?

El hambre es una de las necesidades primarias de nuestro cuerpo. El hambre es una señal que crea el organismo para indicar que tenemos un nivel de energía bajo.

Esta necesidad primaria aparece para prevenir la desnutrición y las deficiencias nutricionales.

Seguro que te acuerdas de situaciones desagradables en las que te ha dado muchísima hambre, ¿verdad? Y es que a veces es difícil distinguir entre hambre y apetito.

gaufres-au-chocolat
©foodspring

Seguro que te ha pasado: te pones a pensar en algo de picar, se te hace la boca agua y se te antoja un trozo de chocolate… Empiezas por ese pequeño antojo y acabas comiéndote un gofre entero.

Precisamente esto es lo que denominamos apetito. Los cinco sentidos estimulan el apetito: oler el pan recién hecho al pasar por delante de una panadería, ver uno de tus platos favoritos de la infancia… Todas estas sensaciones acaban despertando el apetito y te dan ganas de comer.

El apetito también tiene un componente psicológico, ya que la mente define el placer de la comida, la alegría de comer algo rico y las diferentes preferencias alimentarias.

Si consigues diferenciar entre hambre y apetito, podrás conseguir más fácilmente tu objetivo, porque evitarás los famosos ataques de hambre.

¿Qué es el hambre?

Las señales de hambre y saciedad se transmiten a través del cerebro. El hambre y la sensación de saciedad están íntimamente relacionadas en el organismo.

Estos mecanismos son muy complejos en la transmisión de datos al cerebro y al cuerpo, y algunos procesos aún no se han estudiado en profundidad.

La hormona grelina

Un estudio ha demostrado que la hormona grelina, ubicada en el estómago, provoca hambre.¹ Antes de la comida, la concentración de la hormona grelina es mayor que después de la comida.

¿Alguna vez has pasado mala noche y luego has tenido hambre todo el día? Los científicos han descubierto que el hambre también está relacionada con el sueño.

La falta de sueño aumenta los niveles de grelina y, por lo tanto, también el hambre.²

sommeil
©AlexSava

Consejo de nuestra redacción: Dormir lo suficiente debe ser tu prioridad número uno. Esto no solo es esencial para tu mente sino también para tu cuerpo. Da igual el deporte que hagas: el sueño es fundamental para el progreso, el bienestar y la regeneración muscular.

¿Qué es la saciedad?

Cuando comemos, el estómago se llena a medida que avanzamos. Al llenarse, la pared abdominal se expande y el cerebro recibe una señal de saciedad. Es entonces cuando nos sentimos llenos.

Consejo de nuestra redacción: ¿Quieres lograr tus objetivos y llevar una dieta saludable a largo plazo?

Te aconsejamos seguir una alimentación equilibrada, que incluya proteínas, grasas e hidratos de carbono. Elige carbohidratos complejos, que aportan más valor nutricional que los carbohidratos simples, como la fibra.

Curcuma Bowl
©foodspring

La fibra se hincha en el estómago y da sensación de saciedad.

Para tener un buen aporte de fibra, prueba nuestras semillas de chía blanca. Al ser ricas en proteínas vegetales y omega 3, las semillas de chía blanca son el complemento perfecto en platos dulces y salados.

La leptina, la hormona de la saciedad

La leptina es la hormona que da la sensación de saciedad. Una alta concentración de leptina en el organismo hará que dejes de comer para gastar energía en otra parte del cuerpo.

Tenemos una alta concentración de leptina cuando sentimos saciedad. Esta hormona la producen las células grasas, que se encargan de almacenar grasa. En otras palabras, cuanto más tejido graso tengamos, más leptina producirá el organismo.

Hay estudios que demuestran que algunas personas con sobrepeso tienen resistencia a la leptina: aunque sus cuerpos contengan una cantidad significativa de leptina, las señales que se transmiten al cerebro son limitadas. En consecuencia, la señal de saciedad desaparece.

légumes
©Nikola Ilic / EyeEm

Consejo de nuestra redacción: La clave para diferenciar hambre y apetito es comer conscientemente. Tómate tiempo para disfrutar la hora de la comida y la comida en sí y mastica lentamente.

Cuando te dé hambre, tómate tiempo para escuchar tu cuerpo: ¿se trata de apetito (un antojo) o de hambre real? ¿Te resulta difícil saber la diferencia? Te damos nuestros consejos y trucos favoritos para luchar contra los antojos y reducir la necesidad constante de comer.

¿Cómo saciar el hambre?

  1. Bebe un vaso de agua antes de la comida. ¡Quizás tengas más sed que hambre! Para comprobarlo, es útil beber un vaso de agua antes de comer para asegurarte de que tienes hambre en este momento.
  2. La menta reduce naturalmente el apetito y el sabor de la menta disminuye los antojos de azúcar. Por lo tanto, te recomendamos que termines la comida con una buena taza de té de menta o incluso que te laves los dientes con pasta de menta para evitar picotear un rato después sin necesidad.
  3. El agua de limón también reduce los antojos y las ganas de azúcar y, además, es muy buena para la salud. El ácido cítrico (que proviene del limón) provoca un aumento de saliva. El aumento de saliva suele ser una señal de hambre, pero, cuando bebemos agua de limón, sentimos saciedad debido a la acidez de la bebida. Además, el zumo de limón tiene pocas calorías, aporta vitaminas al organismo y limpia la piel y el estómago (aunque no lo creas, el zumo de limón no es un alimento ácido).
  4. Toma suficiente fibra en cada comida. La fibra duplica su volumen en el estómago y, por lo tanto, aumenta la sensación de saciedad. También ayuda a una mejor digestión. Gracias a la fibra, nos saciamos durante más tiempo y no tenemos dolores de estómago.
  5. Las ganas de comer a menudo provienen de las preocupaciones. Así que dedícate tiempo, haz deporte, toma un poco de aire fresco, entretente y, si sigues con hambre, sabrás que sí que tenías hambre.

Consejo de nuestra redacción: Hemos hecho una selección de snacks saludables que puedes hacer en casa. ¡Te encantarán!

Citronnade au gingembre

¿Cómo estimular el apetito?

También te puede pasar que ¡nunca tengas hambre! En este caso, a veces es incluso más difícil saber la diferencia entre hambre y apetito. Para combatirlo, te recomendamos cocinar siempre con muchas especias diferentes. Curry, pimienta, chili… Este tipo de especias pueden abrirte el apetito. Además, las especias estimulan el metabolismo y aseguran el buen funcionamiento del sistema gastrointestinal. El ajo y la cebolla también son buenos para abrir el apetito, ya que estimulan las papilas gustativas y el cuerpo produce más jugos digestivos.

Hambre y apetito: conclusiones

  • El hambre es una necesidad primaria que te protege de la desnutrición.
  • El apetito es un reflejo psíquico que desencadena el deseo de comer.
  • El hambre y la saciedad están vinculadas y se basan en procesos complejos en el organismo.
  • La hormona grelina activa el hambre.
  • La hormona leptina es la hormona de la saciedad.
  • Come conscientemente, tomándote tu tiempo.
Article sources
We at foodspring use only high-quality sources, including peer-reviewed studies, to support the facts within our articles. Read our editorial policy to learn more about how we fact-check and keep our content accurate, reliable, and trustworthy.