Lee en 5 min

Yoga restaurativo: una práctica para relajar cuerpo y mente

Eine Frau macht Restorative Yoga
Redactora de contenidos y entrenadora fitness
Lisa es, además de periodista cualificada, coach de fitness y meditación. En los últimos años ha trabajado para diversas publicaciones en el ámbito de la salud (física y mental), el lifestyle y el fitness, publicando gran cantidad de artículos sobre estos temas.

El objetivo del yoga restaurativo es relajar el cuerpo y la mente en profundidad a través de posturas pasivas y reconstituyentes y de movimientos lentos. Este tipo de práctica de yoga actúa como una especie de sueño profundo para nuestros músculos, tendones y ligamentos. Te contamos todo lo que debes saber sobre el yoga restaurativo y cómo funciona. 

¿Qué es el yoga restaurativo?

El yoga restaurativo es un estilo moderno de yoga basado en los principios del yin yoga y el yoga iyengar, pero menos intenso. El objetivo de este tipo de yoga es que el cuerpo y la mente descansen y se recuperen.

El yoga restaurativo también puede compararse con una especie de sueño profundo en el que se sumerge el sistema músculo-esquelético. Los músculos, los tendones y los ligamentos simplemente descansan. Se mantiene la misma postura hasta veinte minutos, normalmente tumbado y acostado sobre cojines, mantas o bloques de yoga. A diferencia de los estilos de yoga más dinámicos, como el yoga vinyasa o el yoga jivamukti, el yoga restaurativo debe practicarse haciendo el menor esfuerzo posible.

Con el yoga restaurativo se busca la relajación profunda y la respiración consciente para llevar a la mente a un estado meditativo, aliviando el estrés y desarrollando calma y paz interior. Por lo tanto, no solo tiene beneficios físicos, sino que también es una gran práctica para desarrollar la atención plena que, de manera similar a la meditación, te enseña a centrarte en el aquí y el ahora.

¿Cuál es la diferencia entre el yoga restaurativo y el yin yoga?

El yoga restaurativo y el yin yoga tienen algunas cosas en común. Por ejemplo, los dos estilos de yoga están diseñados para relajar el cuerpo y la mente en profundidad. Además, ambos estilos son pasivos. Esto significa que, en lugar de movimientos dinámicos, la atención se centra en posturas estáticas que se mantienen durante diez o, en el yoga restaurativo, incluso veinte minutos.

Sin embargo, a diferencia del relajante yoga restaurativo, el yin yoga se considera una práctica físicamente intensa. Sus posturas de estiramiento no siempre son agradables y desafían a la mente. Además, algunos de los ejercicios son exigentes, sobre todo, para principiantes. El yoga restaurativo, en cambio, es sencillo y puede practicarse sin ninguna experiencia previa. Como soportes, se utilizan cojines, mantas, cinturones y bloques de yoga.

El objetivo de estos dos estilos de yoga también es diferente: el yin yoga busca equilibrar el cuerpo, mientras que el yoga restaurativo pretende restaurar un cuerpo “roto” de alguna forma y contribuir a su curación.

yoga restaurativo
©yulkapopkova

¿Cómo funciona el yoga restaurativo?

Una clase de yoga restaurativo dura entre 60 y 75 minutos. La estructura puede variar, pero el profesor suele empezar la clase con una meditación inicial y un ejercicio de respiración. A continuación, se realizan de cuatro a seis posturas de relajación, cada una de las cuales se mantiene durante varios minutos.

Las posturas están inspiradas en otros estilos de yoga como el hatha yoga, el yin yoga y el yoga iyengar, pero son mucho más sencillas. Se debe hacer el menor esfuerzo posible para conseguir el mayor efecto regenerador. Por ello, la mayoría de los ejercicios se practican tumbados. Para hacer la transición de una postura a la siguiente, los movimientos se hacen lentamente y con mucho cuidado. Para poder relajarse al máximo en las posturas, el yoga restaurativo utiliza soportes como almohadas, cojines, mantas, bloques de yoga y cinturones. Con ellos, puedes deshacerte de cualquier tensión muscular y relajar el cuerpo y la mente en profundidad.

La clase termina con la postura de savasana, típica de todos los estilos de yoga.

¿Cuáles son los beneficios del yoga restaurativo?

El beneficio principal del yoga restaurativo es la relajación profunda. Hace que nuestro  cuerpo se afloje capa a capa para acceder a los tejidos más profundos, liberando tensiones y el estrés del día a día. De forma similar a la meditación, este estilo de yoga te lleva a dejar de lado todos los pensamientos estresantes que desafían a tu mente a lo largo del día. Actúa como un reparador para el cuerpo y la mente, ayudándonos a recuperar nuestra energía vital.

Para llegar a este nivel de relajación, todos los sistemas corporales, como los músculos, el sistema nervioso central y el sistema cardiovascular, se desconectan durante la práctica de yoga restaurativo. Se respira más tranquila y profundamente, el pulso se ralentiza y se libera toda la tensión muscular. El sistema nervioso parasimpático, responsable del descanso y la regeneración, se activa y el nivel de hormonas del estrés se reduce. Se dice que la relajación profunda activa el flujo de energía en el cuerpo, libera bloqueos y contrarresta dolencias crónicas o agudas. Al mantener las posturas durante mucho tiempo, también puedes conectar con tu cuerpo y aprender a percibir e interpretar mejor sus señales.

Posibles beneficios de la práctica regular del yoga restaurativo:

  • Relajación y regeneración de los músculos
  • Reducción del estrés
  • Arreglo de los desequilibrios
  • Reducción de la tensión
  • Mejora de la conciencia corporal
  • Posibilidad de practicar la autorreflexión
  • Profundización en la paz interior
  • Mejora del sueño

¿Buscas un poquito de relajación? Descubre los mejores métodos para relajarte por completo.

yoga
©Alexandra Iakovleva

¿Quién puede practicar yoga restaurativo?

Todo el mundo puede practicar yoga restaurativo. Tanto si buscas relajarte como si te estás recuperando de una lesión deportiva o de una enfermedad (para acompañar el tratamiento médico) o quieres tener más conciencia sobre tu cuerpo, este estilo de yoga es perfecto para ti. Como las posturas son sencillas, no se necesita ninguna experiencia previa.

Los beneficios regenerativos del yoga restaurativo son el complemento perfecto para tu rutina de entrenamiento y te ayudan a fortalecerte tanto física como mentalmente a largo plazo. Si meditar te resulta complicado, el yoga restaurativo puede ser una gran alternativa.

Si lo que buscas es movimiento y sudar al máximo, el yoga restaurativo no es para ti. Tienes que tener claro que es un rato de descanso y de paz mental. Y como todos sabemos, esto puede ser (mentalmente) muy agotador.

¿Todavía no te has adentrado en el mundo del yoga? Échale un vistazo a estos 8 consejos para tu primera clase de yoga.

Alternativas al yoga restaurativo

¿El yoga restaurativo se te antoja demasiado lento? Aquí te damos algunas alternativas:

  • Yin yoga: este estilo de yoga es similar al yoga restaurativo, pero más intenso físicamente. Las posturas se mantienen durante un tiempo similar, pero se centran más en estirar el cuerpo. Este estilo trabaja la flexibilidad, pero también te lleva a tus límites mentales.
  • Yoga iyengar: en el yoga iyengar las asanas también se mantienen durante más tiempo y se practican con soportes como cinturones, bloques de yoga y cojines. Sin embargo, el estilo es más exigente y desafiante para los músculos y se practica bajo una estricta dirección.
  • Yoga fascial: este estilo de yoga combina el entrenamiento de la fascia con elementos del yoga. Los movimientos y las posturas se dirigen a las capas más profundas del cuerpo, actuando conscientemente sobre las fascias.
  • Hatha yoga: el hatha yoga combina ejercicios físicos con la respiración consciente. Este estilo de yoga es mucho más dinámico y rápido que el yoga restaurativo.

Conclusiones

  • El yoga restaurativo se practica con movimientos lentos y posturas pasivas y relajantes.
  • El objetivo del yoga restaurativo es la relajación profunda del cuerpo y la mente para, por ejemplo, reducir el estrés o curar dolencias.
  • En una clase de yoga restaurativo se practican de cuatro a seis posturas, algunas de las cuales se mantienen hasta veinte minutos, y se utilizan soportes para ayudar a la relajación.
  • Este estilo de yoga es parecido a la meditación, favorece la reducción del estrés y la regeneración muscular y mejora la conciencia corporal.
  • El yoga restaurativo es adecuado para todo el mundo y es un complemento ideal para otros deportes más activos o una buena alternativa en caso de una lesión deportiva.

Artículos relacionados:

 

 

Fuentes del artículo
En foodspring nos servimos únicamente de fuentes contrastadas y de calidad a la hora de redactar nuestros artículos, así como de estudios avalados científicamente. Descubre nuestras líneas editoriales y conoce de qué forma contrastamos los datos para ofrecerte sólo los contenidos más fiables.

Artículos relacionados