Lee en 11 min

Aumentar la autoestima: 5 ejercicios para aprender a quererse

Redactora de contenidos y nutricionista fitness
Undine es nutricionista deportiva y entrenadora personal y se encarga de publicar artículos sobre fitness y alimentación. Además, produce nuestros planes nutricionales gratuitos.

Mejorar la autoestima es, sin duda, una de las tareas más difíciles a las que nos tenemos que enfrentar, pero también la más importante. La autoestima no solo es un elemento importante en los campos del ejercicio y la nutrición, sino que también sirve como base emocional para una vida feliz y plena.

¿Qué es la autoestima?

El concepto de autoestima puede tener diferentes interpretaciones. A grandes rasgos, trabajar la autoestima es una parte esencial de la psicología, que consiste en aceptarte, ganar confianza y estar en paz contigo misma/o y tus propias decisiones. Tener autoestima significa reconocerte y ser consciente de tu valor individual. Como resultado, avanzarás y cumplirás objetivos que son beneficiosos para ti y para tu bienestar.

Se trata de un proceso de desarrollo personal y emocional que comienza por aceptarte tal y como eres. Sin embargo, eso no significa que tengas que amar absolutamente todo sobre ti y no cambiar nada de nada.

Ocurre lo mismo con las relaciones. Por ejemplo, te puede encantar tu pareja y que te haga muy feliz, pero, a la vez, ser consciente de sus defectos. Con la autoestima ocurre lo mismo: no consiste en intentar no tener ni un solo defecto, ni en creerse perfecta/o, sino más bien saber todo lo que vales y tratarse con amabilidad.

Autoestima y ejercicio

El concepto de autoestima está muy presente en el mundo del fitness. Algunas personas solo se quieren a sí mismas si están delgadas o fuertes. A veces esto sucede porque idealizamos el aspecto que nos gustaría tener y querríamos que esa fuera nuestra apariencia real.

Por supuesto, no es lo mismo que cuando una persona se valora y, aún así, decide conscientemente perder algo de peso, ya sea por salud o porque le apetece hacer un cambio de imagen.

Independientemente del objetivo físico que tengas, lo primero es preguntarte si quieres lograrlo por ti o por influencias externas que le incitan a pensar que tienes que hacerlo. Muchas personas confiesan, después de obtener buenos resultados con una dieta, que se han dado cuenta de que el problema no era tanto el peso, sino más bien una valoración general o la de las personas de su entorno. Así que, cuidado, porque las relaciones con la gente de nuestro alrededor son muy importantes, pero, desde el punto de vista de la psicología y el bienestar emocional, tus propios consejos van primero.

Aprender a quererse

Algunas personas tienen problemas para quererse más. Una de las razones por las que ocurre esto es que, en vez de darnos una valoración positiva, muchas veces nos enfocamos más en las cosas que no nos gustan de nosotros mismos. La psicología del ser humano es del todo sorprendente: a veces nos sentimos devaluados e interferimos en nuestro desarrollo personal por las trabas que nos pone nuestra propia mente. El objetivo es mejorar las relaciones con nosotros mismos: con un trabajo activo en la seguridad y el desarrollo personales, a menudo nos llenamos de la sensación de ser dignos de valorarnos y nuestra autoestima sube. El amor propio siempre debe ser incondicional.

En otras palabras, si aprendes a valorarte, tomarás decisiones más sanas para ti y, por lo tanto, llevarás una vida mejor, más feliz y más plena. ¡Pura psicología! Entenderás que tomar tus propias decisiones no depende del resto, asumirás que todos cometemos errores y aceptarás toda la responsabilidad de tus acciones, porque te pertenecen.

La psicología de la autoestima

Aumentar la autoestima no siempre es tarea fácil, más bien todo lo contrario: para mejorar, hay que trabajar duro y recorrer un largo camino, porque muchas veces tenemos la falta de autoestima muy interiorizada.

Un método muy común en psicología para alimentar el amor propio consiste en cuidar tu “niña/o interior“, que simboliza los sentimientos, recuerdos y vivencias vinculados a nuestra infancia y almacenados en nuestro cerebro1.

La baja autoestima quizás esté ligada a ciertas experiencias de la infancia, que a veces nos marcan, como el miedo. Lo más seguro es que tus padres siempre intentaran ayudarte y educarte de la mejor manera posible, pero puede que hicieran o dijeran algo que penetrara profundamente en tu subconsciente y que se quedara ahí enquistado como una concepción negativa y como parte de tu personalidad. Aunque ahora ya estés en la fase adulta y tengas pensamientos racionales, esas ideas de la infancia aún pueden influir en tu vida diaria, tu felicidad y la imagen que tienes de ti misma/o.

Como ves, para trabajar la autoestima, no es suficiente con decirte “¡desde hoy, me adoro!”, sino que más bien se trata de todo un trabajo personal para reforzar la confianza y el respeto propios. Si quieres fortalecer la autoestima, ten en cuenta, entre otras cosas, tus valores, metas, deseos y miedos.

Para adentrarte más en el tema de tu niña/o interior y el subconsciente, te recomendamos que consultes con un profesional en psicología, que podrá explicártelo muy bien y ayudarte a trabajar en ello.

¿Cómo puedo aprender a quererme?

Sin ni siquiera pararse a pensarlo, muchas personas les dan más amor a los demás que a ellas mismas. En sus relaciones, serían capaces de arrancar un árbol para alguien a quien quieren, pero no de hacerse un ramo de flores para ellas mismas. ¡Este es uno de los errores clave! La felicidad radica en ofrecernos lo mejor a nosotros mismos, porque solo así nuestra personalidad se refuerza y nos despojamos de la baja autoestima. Una vez hecho ese trabajo, cuidaremos mejor nuestras relaciones con otras personas. 

Como ya hemos comentado, decirnos alto y claro que nos queremos es un pasito, pero no suele ser suficiente y hay que ahondar más en la psicología. Hemos de intentar escucharnos profundamente y alimentar la valoración y el desarrollo personales. Así, para fortalecer la autoestima, hay que dedicarse tiempo y trabajar en ello de forma activa.

En psicología existen gran cantidad de consejos y ejercicios sobre cómo podemos trabajar la autoestima. Estos ejercicios te enseñan poco a poco a mejorar ciertos patrones, ir queriéndote más y valorarte. Eso sí, ten en cuenta que nosotros no somos expertos en psicología, con lo que te conviene hablar con un profesional si deseas explorar la relación con tu yo interior.

5 ejercicios para reforzar el amor propio

Mantén un espíritu optimista

Una actitud positiva es un elemento primordial para aumentar la autoestima y ser feliz. Tus pensamientos son prácticamente la base de todo e influyen en tus emociones. Así, si tienes pensamientos positivos sobre ti misma/o, te resultará más fácil subir el ánimo y fortalecer la autoestima. Y, si te quieres más, también te tendrás más en consideración, lo cual te llevará a cuidarte la salud, porque tomarás mejores decisiones en la vida.

Truco: pensamientos positivos

Pregúntate con qué frecuencia piensas solo en lo que no te gusta de ti, ya sean los michelines, la nariz o la propensión a la pereza. Ahora apunta todas estas cosas que percibes como problemas en tu personalidad o tu físico en una hoja de papel. Luego escribe al menos el mismo número de cosas que sí te gustan de ti misma/o, como tu gran sentido del humor, tus ojos o tus habilidades culinarias. Tómate tu tiempo para pensarlo (mirarse al espejo ayuda). El ejercicio tiene por fin acabar encontrándote más cualidades que defectos, para obtener una valoración más positiva de tu propia imagen y subirte el ánimo.

Dedícate buenas palabras

¿Cuándo fue la última vez que te piropeaste? ¿O que reconociste tu propio talento? Igual hace mucho tiempo, ¿no? Venga, anímate, ¡que no te dé miedo! Empezar a comunicarte contigo misma/o de una manera benevolente es de suma importancia para reforzar la seguridad y la confianza. La psicología no miente: una mentalidad positiva te ayuda a deshacerte de los problemas de baja autoestima y centrarte en lo que es bueno para ti.

Truco: un cumplido de vez en cuando

Nos piropeamos menos de lo que deberíamos. Afortunadamente, podemos cambiar esto de inmediato con mucha facilidad: felicítate o piropétate al menos una vez al día, ¡todos los días! No tiene por qué ser algo extraordinario. ¿Has sacado la basura? ¡Bien hecho! ¿Te has dado un paseo de media hora? ¡Ole! ¿Has bebido mucha agua? ¡Fenomenal! Pruébalo: vas a mejorar la imagen que tienes de ti en menos tiempo de lo que crees.

Escribir un diario

Muchas personas escribíamos un diario de pequeñas. En esa época, éramos menos reticentes a escribir nuestros sentimientos e ideas más íntimos y alocados. La baja autoestima a menudo está enraizada profundamente en nuestro interior, por lo que a veces es difícil entender por qué tenemos emociones o conceptos tan negativos sobre ciertos aspectos de nuestra personalidad o aspecto.

Un diario te ayuda a ordenar todo lo que puedas pensar y sentir, porque escribir las preocupaciones en un papel muchas veces nos permite encontrar una solución a nuestros problemas. Este es uno de los grandes consejos de los expertos en psicología: al exteriorizar nuestras preocupaciones, de repente aparece una solución a modo de revelación.

Ejercicio de escritura automática

Escribe al menos una página en el diario todos los días por la mañana o por la noche durante un mes. Da igual si se trata de un diario digital o físico: lo importante es que no te centres en el estilo, sino en escuchar a tu corazón y traducir esas palabras al papel. Si escribir no es lo tuyo y prefieres dibujar, ¡adelante! Simplemente recuerda dedicarle un tiempo todos los días.

Cuida la alimentación

Imagina que te compras un coche deportivo de la leche. ¡El coche de tus sueños! ¿Cómo lo cuidarías? Seguro que no le echarías cualquier combustible, sino gasolina de calidad, porque quieres cuidarlo y que esté nuevo el mayor tiempo posible.

Pues, bueno, ¡ocurre lo mismo con tu cuerpo! La alimentación es el combustible del organismo. Si comes alimentos perjudiciales para la salud todos los días, te invadirán la apatía y el cansancio y, tarde o temprano, acabarás derrumbándote. Para aumentar la autoestima, es imprescindible llevar una dieta sana y equilibrada: la salud física y la psicología están estrechamente relacionadas.

Consejo de nuestra redacción: Date un capricho cuando te apetezca, pero no de cualquier manera, sino con la salud siempre como prioridad. Por ejemplo, nuestra crema proteica es el sueño de los más golosos: baja en azúcares, alta en proteínas y con todo el sabor del chocolate, pero sano.

Tortitas con crema proteica de chocolate
©foodspring
No te pierdas nuestra Crema Proteica

Comer sano para sentirse bien

Observa tus hábitos alimenticios durante unos días. Si te paras a pensar… ¿comes bien?, ¿picoteas mucho?, ¿sientes debilidad por la comida rápida?, ¿bebes demasiado alcohol? Cuando nos damos cuenta de que comemos un poco mal, hemos de intentar cambiar el hábito y alimentarnos de una manera más sana y equilibrada. Esto no quiere decir que te dediques a comer solo lechuga, sino que has de ser consciente de lo que le sienta bien a tu cuerpo. Cambiar tu dieta a largo plazo te puede ayudar a solucionar los problemas de autoestima más de lo que crees. Como queremos formar parte de tu desarrollo hacia una vida más feliz, te traemos unos cuantos menús que te guiarán para cambiar tus hábitos alimentarios.

Ponte las deportivas y baila sin parar

Seguro que más de una vez lo has dado todo al ritmo de la música en una fiesta o una discoteca, ¿no? ¿Y cómo te sienta? De maravilla, ¿verdad? Cuando bailamos, nuestro cuerpo libera endorfinas², lo que nos hace sentirnos libres y felices. 

Bailar tiene un impacto positivo desde la psicología, porque te enseña a olvidarte de todo lo que te bloquea y a moverte libremente siguiendo el instinto. Además, la danza no solo te llena de placer, sino que te permite darle un ritmo distinto a la estructurada y organizada rutina. ¡Adiós, errores! ¡Hola, alegría!

Mueve las caderas

Como bien dijo Shakira, ¡las caderas no mienten! Y lo mejor es que las puedes menear en cualquier lugar, ¡incluso en casa! Te podrías proponer bailar un poco todos los días, ¿por qué no? Pon tu canción favorita y déjate llevar. Si no se te da muy bien bailar o te sientes ridícula/o, evita los espejos y asegúrate de que no te vean otras personas. No te metas presión: simplemente siente la música y no emitas ningún juicio ni valoración. Libera todo lo que te bloquea y toda esa negatividad acumulada gracias a los movimientos corporales. Ya verás cómo te vas soltando poco a poco después de unas cuantas sesiones de baile… ¡Tendrás la autoestima por las nubes!

¿Por qué es tan difícil aumentar la autoestima para algunas personas?

La respuesta a esta pregunta es muy personal, porque las razones por las que no nos queremos a nosotros mismos varían de unas personas a otras. Hay a quienes no les gusta su cuerpo, quienes se sienten unos fracasados ​​o quienes tienen problemas de apego (u otros problemas en el plano de la psicología). 

Estas razones están estrechamente relacionadas con las creencias negativas arraigadas en nuestro interior. Las personas tenemos creencias positivas y negativas, que normalmente adoptamos en nuestra tierna infancia y que luego ciertos acontecimientos han ido reforzando. Hay creencias negativas (del tipo “soy fea/o”, “no valgo nada” o “nadie me quiere”) que pueden minar la autoestima y entorpecer el desarrollo personal.

Muchas veces, cuando nos preguntamos cómo podemos querernos más, nos quedamos solo en la superficie y no ahondamos todo lo que recomiendan los expertos en psicología. Por ejemplo, cuando alguien siente que ha engordado demasiado, normalmente se pone a dieta. Pero quizás ese pensamiento no tenga tanto que ver con la realidad, sino con un tema de psicología, algo que lleva a tener una creencia falsa sobre una/o misma/o. Por eso, siempre hay que ahondar en lo que se piensa y se siente y encontrar un porqué.

¿Hasta qué punto es importante sentir amor propio?

La autoestima es sin duda uno de los pilares esenciales del bienestar, porque las emociones influyen en la calidad de vida. Reforzar el amor propio desde la psicología y la vida sana mejora lo que sentimos y pensamos y, como resultado, tomaremos mejores decisiones. Estas decisiones, a su vez, influirán en nuestra forma de ver y afrontar la vida.

La autoestima es la base de la vida. El amor propio influye en la manera en que nos tratamos a nosotros mismos y cómo tratamos a los demás. Mejorar la autoestima también nos ayuda a tomar decisiones conscientes y a llevar las riendas de nuestras vidas.

Aprender a quererse: conclusiones

  • La autoestima es un tema importante y complejo en el ámbito de psicología en el que todos deberíamos trabajar. Se centra en ganar consciencia de tu propia valía, tratarte bien y querer siempre lo mejor para ti.
  • Tener una alta autoestima no significa amar absolutamente todo tu ser y tus acciones, sino ser consciente de quién eres, aceptarte y tomar decisiones conscientes que influyan en tu propio bienestar.
  • La autoestima no aumenta mágicamente de la noche a la mañana, sino que más bien se trata de un largo proceso que implica muchos aspectos de la psicología. Preocuparte más por ti, tus sentimientos y tus pensamientos puede ser de gran ayuda. Te recomendamos que te pongas en contacto con un/a profesional de la psicología para trabajarlo.
  • Mientras que una dieta sana y equilibrada supone el mejor carburante para tu cuerpo, una actitud positiva y la autoestima lo son para tu mente. Estos dos tipos de “combustible” influyen en todos los aspectos de tu vida.
Fuentes del artículo
En foodspring nos servimos únicamente de fuentes contrastadas y de calidad a la hora de redactar nuestros artículos, así como de estudios avalados científicamente. Descubre nuestras líneas editoriales y conoce de qué forma contrastamos los datos para ofrecerte sólo los contenidos más fiables.

Artículos relacionados