3 min read

¿Necesito un cinturón de musculación?

By: Ignacio Heredia

Estás en el gym. Has terminado de calentar y te preparas para el primer ejercicio de la sesión. Todo listo para castigar tus músculos y ponerte tan grande que te cueste pasar por la puerta al salir. Te pones los auriculares y le das play a tu lista ´Ultimate Killer Work Out´. Eliges bien el peso, das un trago de agua, respiras hondo y…¡Maldita sea! Sí, ahí están. Junto a los espejos, en la zona de los racks. Los tipos más fuertes del gimnasio haciendo peso muerto. Esos seres místicos que están construidos como neveras industriales tamaño XXL y que te hacen sentir como si te costase cargar mancuernas de más de 2 kg.

Pero, ¿cuál es el secreto de esta gente que parecen versiones actualizadas del mismísimo Ronnie Coleman? Te quedas mirándolos de arriba a abajo para ver si descubres qué hay que hacer para lograr un cuerpo tan esculpido hasta que, por fin, te das cuenta de que todos ellos llevan un cinturón de musculación. ¡Ya está! Esta tiene que ser la clave. Un cinturón de lumbares es lo que dará ese extra de poder con el que conseguirás un físico que no lograrías en toda una vida de entrenamiento.

Es imposible negarlo. Los cinturones de musculación están guay. Provocan una sensación de fascinación que hace que la gente piense que tienen propiedades mágicas. El que lleva un cinturón controla el gym, sabe como entrenar y goza de una supremacía física pocas veces antes conocida. Es jefe indiscutible de la manada. El rey de los discos y las mancuernas. Ahora bien, tú, un mortal más sobre la faz de la Tierra, deberías usar un cinturón de gym independientemente del entrenamiento que vayas a hacer? ¿Qué beneficios puede aportar? ¿Cómo puedes sacarle el máximo provecho?

¿Cuándo es mejor usar un cinturón de musculación? 

Si te fijas en una competición de halterofilia, te darás cuenta de que los atletas llevan un uniforme que nunca falla: zapatillas de suela rígida, un maillot de halterofilia y cinturón. Un cinturón grande y muy ancho.

Algunos de estos cinturones son de nylon rígido, otros de piel natural o sintética. Independientemente del material, todos tienen un objetivo: aumentar la presión intra abdominal de los atletas para aportar una sujeción extra en la columna vertebral cuando se levantan cargas muy pesadas.

En cuanto al tamaño, los hay de talla única con cintura ajustable o con velcro. Ambas opciones son igualmente seguras. También puedes encontrar algunas marcas con distintas tallas en sus cinturones. Sea como sea, si te equivocas al elegir la talla lo mejor es que lo cambies cuanto antes. Una talla inadecuada puede provocar lesiones y molestias.

Los cinturones de gimnasio son, sobre todo, elementos de seguridad. Cuando se utilizan correctamente, cumplen con su propósito tal y como muestran varias investigaciones. Por ejemplo, esta prueba clínica monitoreó y analizó a varios sujetos hacienda ejercicios de peso muerto con y sin cinturón para llegar a la conclusión de que el uso del cinturón ayudó a incrementar la presión abdominal. Esto, a su vez, se tradujo en un reducción del impacto en los discos vertebrales mejorando la seguridad física de los sujetos analizados. Un estudio publicado en Medicine & Science in Sports & Exercise, examinó a 5 sujetos realizando diferentes ejercicios pesados con y sin cinturón. El resultado, muy parecido al de la investigación anterior: “el cinturón ayuda a sostener el tronco y aumenta la presión intraabdominal”.

Está claro que el cinturón ayuda a estabilizar el tronco cuando levantamos peso de forma que, gracias a la presión sobre la zona abdominal, nos ayuda a transmitir la fuerza de una manera más eficaz. En otras palabras, puede ayudarte a conseguir alguna repetición extra o a subir un poco el peso. Como ves, la ciencia se centra en el uso del cinturón en ejercicios donde la presión se centra en el core. Por eso ves en tu gym a gente utilizando el cinturón al hacer sentadillas o peso muerto.

Si no estás haciendo ninguno de estos ejercicios, un cinturón no te aportará mucho más allá de ser un complemento cool para tu outfit. Quizás puedas unirte al grupo de adonises musculados del gimnasio. Pero poco más. Además, las investigaciones sugieren que, si bien el uso de un cinturón puede aumentar la estabilidad de la parte inferior de la espalda al levantar peso, el uso repetido puede disminuir la participación de los músculos del núcleo, lo que aumenta el riesgo de lesiones cuando se levanta sin el apoyo.

Para saber más sobre este tema en foodspring: 

Article sources
We at foodspring use only high-quality sources, including peer-reviewed studies, to support the facts within our articles. Read our editorial policy to learn more about how we fact-check and keep our content accurate, reliable, and trustworthy.