Lee en 3 min

Comer sano en vacaciones: 5 consejos para conseguirlo

Redactora de contenidos & nutricionista
Leyla es nutricionista y escribe artículos relacionados con la alimentación y estilos de vida saludables. Además, se encarga de coordinar nuestros planes nutricionales gratuitos.

Frito, empanado, bañado en aceite… Todo el mundo se olvida un poco de la alimentación cuando se va de vacaciones, ¿verdad? Si no quieres empezar de cero con tus objetivos cuando vuelvas a casa, échale un vistazo a nuestros consejos sobre cómo comer sano en vacaciones para no perder de vista tus objetivos.

¿Por qué te resulta más difícil cuidar tu alimentación cuando estés de vacaciones? 

Todo el mundo quiere disfrutar de sus vacaciones, eso no lo vamos a negar. Queremos probar toda la comida típica del sitio que visitamos. Es normal, la gastronomía local también es parte de nuestro viaje y es mucho más complicado resistirse a no probar algo cuando tenemos esa curiosidad por hacerlo.

Seguro que te ha pasado alguna vez. Te despiertas y comes todo lo que pillas en el buffet del desayuno y, a medida que pasa el día, la situación se te va todavía más de las manos. Cuando llega la comida y la cena lo haces todavía peor.

Los investigadores llaman a esto el efectoWhat the hell”, que consiste en lo siguiente: cuanto peor comas, más difícil te será volver a tu dieta saludable después¹. ¿Quieres saber por qué tomas decisiones que van en contra de tu objetivo? Entonces, lee nuestro artículo sobre el autocontrol.

Es cierto que no somos partidarios de estar contando calorías cuando estamos de vacaciones, pero eso no significa que uses la excusa de las vacaciones para olvidarte de tus prioridades. Al fin y al cabo, las vacaciones son para recargar pilas y volver a nuestra rutina con todavía más energía.

Nuestro consejo es que lleves una dieta saludable que puedas seguir siempre y que no quieras dejar de lado estés donde estés. Debes construir tus objetivos deportivos y de alimentación a largo plazo.

5 consejos para comer sano en vacaciones 

Te contamos qué puedes hacer para disfrutar de tus viajes al 100% sin dejar de sentirte en forma y en equilibrio.

Alternativas saludables

Intenta evitar todo lo que esté empanado o frito. ¿Sabías que cuando empanas un trozo de carne, el empanado absorbe muchísima grasa? Como resultado, acaba teniendo casi el doble de calorías que si te comieras la carne tal cual. Lo mejor es que elijas siempre comidas que contengan carne, pescado o verduras asadas o guisadas.

Dejar de comer pan tampoco es la solución. Simplemente, asegúrate de comprar pan integral en vez del clásico pan blanco. Por otro lado, los cereales integrales no solo te aportan más nutrientes, sino también hidratos de carbono complejos.

Sustituye el helado y los dulces por una pieza de fruta fresca. Si estás en un día de verano de esos en los que hace 40º y el sol no da tregua, no hay nada mejor que un refrescante trozo de sandía. Además, si tu viaje te lleva a un destino tropical, tendrás muchas frutas más por descubrir. ¡Saca provecho de esto!

Asegúrate de estar siempre preparado

Aun estando de vacaciones también es normal que algún día se presente un poco estresante. Visitas un lugar tras otro y comes en diferentes restaurantes y de forma muy irregular. Es normal que te den antojos y quieras comer alimentos con muchas calorías que te den mucha energía.

Por otro lado, si quieres comer sano, también te recomendamos no comer siempre fuera, en restaurantes o similares. Si te quedas en un apartamento con frigorífico o tienes un minibar en tu habitación del hotel, úsalo. Compra algo de comida en el supermercado y prepara al menos una comida al día. ¿Lo mejor de todo? Que esto también es bueno para tu cartera.

©foodspring

Consejo: La fruta fresca, los yogures naturales y los copos de avena son ideales para disfrutar de un desayuno saludable y rápido al empezar el día. ¿Quieres más variedad de sabores y buscas una ración extra de proteínas?

Nuestro pack de proteínas veganas para llevar es muy práctico. Prueba todos los sabores diferentes de nuestras proteínas vegetales en polvo y siente el poder de las plantas. Están elaboradas con una combinación de varias fuentes de proteínas vegetales de gran calidad. No contienen soja, sino proteínas procedentes del guisante, el arroz, el cáñamo y las semillas de girasol que te proporcionan todo lo que sus músculos necesitan.

El equilibrio es clave

Las prohibiciones no funcionan ni en vacaciones ni en tu vida cotidiana. Si te apetece un postre después del plato principal, puedes comértelo. ¿Qué te parece si lo compartes y así puedes mantener un equilibrio?

Además, asegúrate de comer despacio y conscientemente. Seguro que esto te resulta más fácil en vacaciones que en tu día a día.

Cuando comas en restaurantes, te recomendamos que pidas que te traigan los aliños y las salsas en un recipiente aparte. Así podrás echarte solo lo que necesites.

No te olvides de hidratarte

Mantenerse hidratado es muy importante. Tienes que tomar líquido constantemente y lo mejor es que bebas agua. No tomes bebidas azucaradas que contienen calorías innecesarias. A la larga, no te aportarán ningún beneficio y te harán subir de peso.

Come suficiente

Si comer sano estando de vacaciones te puede resultar complicado, hacerlo regularmente quizá te parezca imposible. Sin embargo, es muy importante que no te saltes ninguna comida. De lo contrario, te darán antojos y ataques de hambre. Haz entre 3 y 4 comidas al día y en porciones más pequeñas.

Fuentes del artículo
En foodspring nos servimos únicamente de fuentes contrastadas y de calidad a la hora de redactar nuestros artículos, así como de estudios avalados científicamente. Descubre nuestras líneas editoriales y conoce de qué forma contrastamos los datos para ofrecerte sólo los contenidos más fiables.
  • ¹ Herman, Polivy und Esses (1987): The illusion of counter-regulation. In: Appetite. 9 (3). S. 161 – 163.

Artículos relacionados