Lee en 12 min

Paseos por el bosque: 10 beneficios para la salud

Ein glückliches Pärchen spaziert durch den Wald durch Laub
Redactora fitness
Julia es entrenadora fitness. Ella se encarga de redactar nuestros artículos sobre fitness y nutrición. Además, diseña nuestros planes de entrenamiento gratuitos.

No hay nada como la sensación que nos invade al dar un paseo para relajarnos, especialmente si lo damos por el bosque. Muchos estudios han demostrado los efectos positivos de estar en contacto con la naturaleza. En este artículo, te contamos 10 beneficios concretos sobre los cada vez más populares baños de bosque. ¡Prepara las botas de senderismo!

Los paseos por el bosque y la salud

Cada vez está más de moda el shinrin yoku, un término japonés que literalmente significa “baño de bosque”. Esta práctica consiste en entrar en contacto con la naturaleza para obtener beneficios para la salud física y mental. Y, como te podrás imaginar, ¡no tiene efectos negativos! 

Algunos investigadores de Estados Unidos (universidad de Stanford y de Chicago) y de España (Autónoma de Barcelona, con proyectos como el de Albert Bach Pagès) han estudiado los efectos que tienen los entornos naturales en el bienestar y la salud mental de los seres humanos. Concretamente, uno de los experimentos de la Universidad de Chicago consistió en plantar 10 árboles más en una superficie habitable de 8000 metros cuadrados. Un tiempo después, los datos sobre los habitantes de la zona mostraron unos niveles de salud comparables a los de personas de media 7 años más jóvenes.[1]

Si ya tan pocos árboles tienen un efecto tan positivo en la salud, ¡imagínate los beneficios para el cuerpo y la mente! Los baños de bosque les regalan a los sentidos una sesión completa de regeneración.

Mann steht im Wald und sein Hund sitzt neben ihm
©Brigitte Blättler

Los movimientos que se realizan en una sesión de senderismo activan el sistema nervioso parasimpático. Esta parte del sistema nervioso autónomo regula la frecuencia cardíaca, la respiración y la digestión. Caminar por el bosque es, por tanto, una actividad que estimula el metabolismo y activa todo el sistema de regeneración, algo que una ciudad, por muy maravillosa que sea, no puede ofrecer.

Para los japoneses, el baño de bosque es un concepto terapéutico, tanto para combatir distintos tipos de sufrimiento mental (estrés, ansiedad, depresión…) como para los trastornos cardiovasculares y respiratorios.

Según el CREAF, los bosques cubren aproximadamente el 30% de la Tierra y tienen efectos ecosistémicos vitales para las personas. Un paseo por el bosque estimula el nivel de recuperación física y mental, además del sistema inmunitario. Al salir del bosque, sentirás más tranquilidad y fortaleza que cuando llegaste. Así que olvídate de las aburridas comidas familiares de los domingos y explora el bosque por tu cuenta.

10 razones por las que pasear por el bosque es bueno para la salud

Un paseo consciente por el bosque es siempre una experiencia mágica a nivel individual. Acepta el estado de calma y relajación que te regala esta práctica. Como los efectos positivos en las personas al conectar con la naturaleza son maravillosos, hemos creado una lista con 10 beneficios de pasear por el bosque (¡aunque hay muchos más!). 

1. El aire del bosque aporta beneficios para la salud

Cuando tu abuela te recomendaba disfrutar del aire del bosque tenía toda la razón: se trata de todo un bálsamo para las vías respiratorias. No hay ningún misterio sobre por qué este aire es tan bueno: cuanto más lejos de la ciudad y más cerca del bosque, más limpio está el aire. Esto se debe a que la cantidad de polvo fino es menor y el contenido de oxígeno es mayor.[2]

Al ser mejor el aire en el bosque, mejoran la elasticidad de los vasos sanguíneos y la capacidad pulmonar. Además, la presión arterial y la frecuencia cardíaca disminuyen.[3]

2. Los paseos naturales refuerzan el sistema inmunitario

El ejercicio al aire libre supone siempre una buena medida para fortalecer el sistema inmunológico. Cuando se trata de entrar en contacto con la naturaleza, el efecto se duplica: en el estudio sobre la plantación de árboles que hemos mencionado anteriormente, se encontró que el aire del bosque puede aumentar notablemente el número de células inmunitarias activas.[4]

Frau macht Yoga im Wald

©Westend61Esto se debe a los terpenos, una sustancia que liberan las plantas para protegerse de las plagas. En un estudio sobre el tema, se dividió a los sujetos en dos grupos. Mientras que una mitad dormía en habitaciones de hotel cargadas con terpenos, la otra lo hacía con aire respirable normal. Al día siguiente, la cantidad de células inmunitarias activas aumentó considerablemente en las personas que dormían en habitaciones con aire enriquecido con terpenos.

Estos investigadores sostienen que pasar dos días enteros al mes respirando aire del bosque tiene un efecto positivo en el sistema inmunitario. La concentración de terpenos, por cierto, es mayor en verano, cuando más apetece pasear por un lugar fresco y sombrío.

3. Pasear por el bosque estimula el metabolismo

No hablamos solo de caminar: cualquier forma de movimiento es válida. El contenido de oxígeno mayor en el aire del bosque le da al metabolismo un pequeño impulso extra. Además, dar un paseo por el bosque también quema más calorías de las que crees.

Estudios científicos de la Universidad Alemana del Deporte, en Colonia, han demostrado que esta actividad es tan eficaz como una sesión de footing en distancias de menos de 5 kilómetros. La razón es sencilla: se dan aproximadamente el doble de pasos durante un baño de bosque. Sin embargo, no pienses en la caminata como en un entrenamiento, porque su efecto relajante puede desaparecer.

Si también quieres iniciarte en el footing, no lo mezcles con el shinrin yoku y mejor organiza las sesiones por separado. En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber para salir a correr por primera vez.

4. La calma de pasear por el bosque

A veces, los pájaros pueden cantar bastante alto y el viento en las copas de los árboles no siempre es suave. Sin embargo, estos sonidos tienen un nivel de decibelios mucho menor que el ruido al que nos exponemos en la ciudad a diario. Por mucho que desentone un pájaro, desde luego, los sonidos durante los baños de bosque resultan más relajantes que las sirenas, las bocinas, los motores y el reggaeton a tope de tu vecino a las 7 de la mañana.

5. Los ojos descansan al pasear por el bosque

Y este descanso es bien merecido, ¿no crees? Piensa en el tiempo que pasas todos los días mirando en ordenador, la tablet, el móvil o el libro electrónico. ¿Con qué frecuencia dejas que tu mirada se pierda para que tus ojos perciban diferentes estructuras, objetos distantes y varios colores?

Los ojos necesitan los estímulos de las actividades naturales para gozar de una buena salud y mantenerse sanos a largo plazo. Un día en el bosque entrena y regenera tus ojos al mismo tiempo. Por supuesto, has de tratar de desconectar de la tecnología todo lo que puedas.

6. Los paseos por el bosque mejoran los niveles de concentración

Frau sammelt Pilze im Wald
©Giacomo Augugliaro

La vida urbana estructura nuestro día a día con estímulos breves. Nuestra concentración suele venir de algo específico y recibimos estímulos a través de colores brillantes, luces, sonidos, etc.

En el bosque, los sentidos perciben la compleja estructura de los entornos naturales. La teoría de la restauración de la atención sostiene que la concentración aumenta después de haber pasado un tiempo en la naturaleza y, adicionalmente, el cerebro tendría la posibilidad de relajarse gracias a este tipo de entornos. Según esta investigación, la relajación alcanzada durante los paseos por el bosque conduciría a una mejor concentración.[5]

También puedes aprovechar a realizar ejercicios mentales durante un baño de bosque. Dale al cerebro la tarea de encontrar algo específico entre la inmensidad natural. Por ejemplo, busca algunas hierbas en concreto para la cena de esa noche.

De esta manera no solo entrenas el cerebro, sino que también te diviertes y fortaleces tu conexión con la naturaleza. Y, en el mejor de los casos, incluso puedes descubrir nuevos sabores.

Atención: Consume solo hierbas, setas, bayas y cualquier otra cosa que encuentres en el bosque solo si tienes la certeza al 100% de haberlas identificado correctamente y sabes que son comestibles y no supone ningún peligro para tu salud consumirlas. Si tienes dudas, consulta con alguien que entienda antes de ingerirlas (puedes preguntar por ejemplo en la farmacia o en el herbolario).

El tiempo que pasas haciendo senderismo no solo te aporta beneficios para la salud, sino que aumenta tu productividad. En sus estudios, unos investigadores escandinavos descubrieron que incluso ver videos de bosques reducía los niveles de procrastinación de los estudiantes.[6]

Si necesitas una excusa para dar un paseo por el bosque, convéncete de que no hay mejor inversión para mejorar la productividad y el equilibrio entre trabajo y vida personal. Seguro que te gusta tanto la experiencia que repites cuanto antes. 

7. Un paseo por el bosque reduce los niveles de hormonas del estrés

Las hormonas del estrés son beneficiosas si tienes que trabajar bajo mucha presión, porque nos alertan de los cambios. Sin embargo, los niveles altos de cortisol son perjudiciales para la salud a largo plazo. Ciertos estudios han demostrado que los baños de bosque reducen los niveles de la hormona del estrés y mejoran el estado de ánimo.[7] Así es como se desarrollan la producción de endorfinas y la hormona de la felicidad, la serotonina. ¿Sientes mucho estrés? Prueba a reducir los niveles de cortisol realizando actividades en el bosque. No pierdes nada.

8. Los paseos en el bosque consuelan y calman

Protrait einer Frau im Wald mit Hut
©Carlo107

Mientras que en la ciudad el ambiente es más agresivo, en el bosque reina la armonía. Los sonidos coexisten, el aire es puro y quizás incluso puedas disfrutar del entorno en soledad durante la caminata. No hay nada como el shinrin yoku para cuidarse el alma.

Concéntrate en todo lo que te rodea: siente la tierra bajo los pies y el aire que te acaricia la piel y fluye a través de los pulmones, observa el entorno y escucha con atención todos los sonidos. Practicar el mindfulness y concentrarnos completamente en el momento presente es un lujazo. Hemos de ser pacientes, eso sí: estamos tan acostumbrados a recibir tantísimos estímulos en las ciudades que a veces cuesta trabajo conectar con los espacios naturales.

¿Sufres insomnio? La calma y la relajación que nos regala esta actividad llevan a mejoras en el sueño: según los estudios en Japón del doctor Qing Li, experto en la materia y autor de unos de los libros más célebres sobre los baños de bosque (especialmente popular en Estados Unidos), uno de los grandes beneficios de esta práctica es dormir mejor. 

9. Pasear en un entorno natural mejora la observación

Hay muchísimas cosas preciosas que no son ni particularmente grandes ni visibles a simple vista: los pájaros, las deliciosas bayas entre los matorrales, las florecillas a un lado del camino, los ciervos escondidos entre la maleza… Si mantienes la calma y observas con atención lo que te rodea en lugar de perderte en tus pensamientos, te darás cuenta de que el bosque tiene mucho que ofrecerles a tus sentidos y aprenderás a prestar más atención.

10. Los paseos por el bosque nos conectan con la naturaleza

Y no solo con los espacios naturales, sino también con nosotros mismos. Una caminata natural supone más que un cambio de ambiente: más que en ningún otro sitio, la naturaleza nos da la oportunidad de reducir el ritmo y sentirnos parte del paisaje.

Tómate este tiempo para estar a solas contigo mismo/a y para reflexionar sobre lo que sientes y lo que te importa. No encontrarás necesariamente soluciones a tus problemas ni respuestas a tus preguntas, pero tienes la oportunidad de hacer un balance emocional sobre ti.

5 consejos para pasear por el bosque

Frau macht Yoga im Wald
©Westend61

Para dar un paseo por el bosque, no hay mucho que planificar. Hay gran cantidad de bosques bien apañados con rutas de senderismo, ciclismo de montaña y equitación bien señalizadas. Si tienes poca experiencia o la orientación no es tu mayor fuerte, puedes descargarte en el móvil un mapa sin conexión del bosque al que deseas ir a caminar para más tranquilidad y consultarlo brevemente cuando lo necesites. 

Tu paseo por el bosque será aún más maravilloso si sigues nuestros 5 consejos:

1. Elige bien el bosque por el que quieres pasear

¿No vives cerca de un bosque? Quizás haya varios no muy lejos y no tengas ni idea, porque a veces la urbe nos atrapa y desconocemos lo que la rodea. Haz las investigaciones pertinentes para ver qué opciones tienes y dedica un día al mes para dar un agradable paseo. Lo importante es crear la rutina, ya vayas por tu cuenta o con un grupo de amigos. ¡Ya verás lo rápido que se convierte en costumbre!

Si el bosque te pilla más bien lejos y te supone un trastorno ir regularmente, al menos pasea por el parque de tu ciudad con asiduidad. En cuanto tengas el chip de pasear, seguro que descubrirás algunos rincones verdes con preciosos árboles en tu entorno que antes te pasaban desapercibidos. Salir a pasear nos produce un enorme bienestar, porque combinamos ejercicio práctico con placer.

2. Deja de lado el móvil durante la caminata

O, al menos, ponlo en modo avión. Aleja los ojos de la pantalla durante toda la actividad y concéntrate en la naturaleza, el principal motivo por el que estás haciendo la ruta senderista. Disfruta del momento presente. Para sumergirte por completo en el aquí y ahora, la desconexión es clave. Así que no compartas la experiencia en directo en las redes sociales, no revises el correo electrónico ni planifiques el próximo evento de Facebook. En resumen: da el paseo sin estar pendiente de la pantalla.

3. No añadas complicaciones al paseo

El shinrin yoku requiere solo lo más básico, así que nada de cargarte con un equipo complicado. Para pasear por el bosque, no necesitas nada más que ropa impermeable y agua. Si la caminata va a ser larguita, conviene llevar algún tipo de tentempié.

¿Cuál es la mejor ropa para hacer senderismo? Para caminar, te recomendamos que te pongas varias capas. Cuando damos un paseo por el bosque, suele hacer unos grados menos que en la ciudad (lo cual es muy agradable en verano), pero en las zonas más exigentes nos acaloramos por el ejercicio. Al llevar diferentes capas, vas adaptando la vestimenta a los cambios de temperatura.

En cualquier estación del año, la humedad en el aire es un poco más alta en el bosque. Aunque es mejor que no te líes con el equipo completo, sí te recomendamos llevar una mochila pequeña para meter un tentempié, bebida y ropa.

¿La caminata te va a llevar todo el día? Aquí tienes los mejores consejos, recetas e ideas para un picnic estupendo. Comer al aire libre es todo un placer para los sentidos.

4. Déjate llevar durante el paseo

Para disfrutar de los efectos positivos de un paseo por el bosque, no necesitas una aplicación para contar los pasos ni la cantidad de calorías quemadas. Y el GPS tampoco es necesario. Salir a caminar es un método antiestrés en sí mismo, por lo que no es necesario utilizar nada más para reducir los niveles de cortisol. Además, más de un estudio sostiene que la sensación de caminar entre plantas y animales ayuda a la mente del ser humano a reducir los síntomas de ansiedad y depresión. Por eso, no te metas presión y simplemente disfruta del momento y haz lo que te apetezca. Sentarse a mirar los árboles y conectar con los sonidos, el aire y las texturas es tan agradable y beneficioso como caminar 22 km. ¡Haz lo que te pida el cuerpo y diviértete!

5. Respeta la naturaleza durante el paseo

Frau steht mit Rucksack und Hut an einem See im Wald
©Westend61

No podemos olvidarnos de lo más importante: esta actividad también requiere cuidar los bosques. Estos ecosistemas complejos aportan bienestar a las personas y el resto de seres vivos y, por lo tanto, debemos protegerlos. En un baño de bosque, el cuidado ha de ser mutuo.

Siempre hemos de respetar las reglas del bosque por el que paseemos. Infórmate bien. Por ejemplo, está prohibido salirse de los senderos en algunos parajes, los perros generalmente deben llevar correa excepto en áreas específicas, las fogatas son peligrosísimas, hay que evitar fumar especialmente en épocas de sequía, etc. En resumen: caminar conscientemente implica prestar atención a tu bienestar pero también a tu entorno.

La clave está en respetar el bosque y sus habitantes. Guarda las colillas y el resto de basura, incluidos los desechos orgánicos, en la mochila y deshacerte de ellos al volver a casa. 

Consejo: Una parte esencial de tu pequeño equipo de senderismo es una bolsita de plástico para tus desechos. Además, si encuentras basura por el camino, te animamos a recogerla. No hay mejor manera de agradecer al entorno por cuidarte.

Pasear por el bosque: conclusiones

  • Numerosos estudios demuestran que los términos “bosque” y “salud” van de la mano.
  • Los paseos por el bosque son beneficiosos para la salud física y mental.
  • El término shinrin yoku, originado en Japón, significa “baño de bosque” y enfatiza los beneficios de entrar en contacto habitualmente con la naturaleza. 
  • Entre otras muchas ventajas, podemos reducir el estrés y la ansiedad y reforzar el sistema inmunitario.
  • Huir de las ciudades y respirar el aire fresco del bosque es también saludable para las vías respiratorias y además estimula el metabolismo.
Fuentes del artículo
En foodspring nos servimos únicamente de fuentes contrastadas y de calidad a la hora de redactar nuestros artículos, así como de estudios avalados científicamente. Descubre nuestras líneas editoriales y conoce de qué forma contrastamos los datos para ofrecerte sólo los contenidos más fiables.
  • [1] Arvay Clemens: Die Waldmedizin. In: Psychologie Heute Online: https://www.psychologie-heute.de/gesundheit/39317-die-waldmedizin.html (Stand 25.08.2020)

  • [2] https://www.sdw.de/waldwissen/oekosystem-wald/waldleistungen/index.html (Stand 25.08.2020)

  • [3] Ideno Y, Hayashi K, Abe Y, et al. Blood pressure-lowering effect of Shinrin-yoku (Forest bathing): a systematic review and meta-analysis. BMC Complement Altern Med. 2017;17(1):409. Published 2017 Aug 16. doi:10.1186/s12906-017-1912-z

  • [4] Li Q, Morimoto K, Kobayashi M, et al. A forest bathing trip increases human natural killer activity and expression of anti-cancer proteins in female subjects. J Biol Regul Homeost Agents. 2008;22(1):45-55.

  • [5] Kaplan, Stephen: The restorative benefits of nature: Toward an integrative framework. In: Journal of Environmental Psychology Volume 15, Issue 3, September 1995, Pages 169-182.

  • [6] Bielinis, E.; Simkin, J.; Puttonen, P.; Tyrväinen, L. Effect of Viewing Video Representation of the Urban Environment and Forest Environment on Mood and Level of Procrastination. Int. J. Environ. Res. Public Health 2020, 17, 5109.

  • [7] Morita E, Fukuda S, Nagano J, et al. Psychological effects of forest environments on healthy adults: Shinrin-yoku (forest-air bathing, walking) as a possible method of stress reduction. Public Health. 2007;121(1):54-63. doi:10.1016/j.puhe.2006.05.024

Artículos relacionados