Lee en 3 min

¿Es necesario realmente que los músculos ardan durante el entrenamiento?

Quemazón muscular - Ein Mann macht Bicep Curls
Redactora de contenidos y entrenadora fitness
Lisa es, además de periodista cualificada, coach de fitness y meditación. En los últimos años ha trabajado para diversas publicaciones en el ámbito de la salud (física y mental), el lifestyle y el fitness, publicando gran cantidad de artículos sobre estos temas.

¿¡Entrena hasta que queme!? En muchos gimnasios, se levantan las pesas a gritos siguiendo esta consigna. Que los músculos se cansen hasta que duelan. Muchos deportistas suponen que sólo así el entrenamiento resulta realmente eficaz. Pero, ¿qué hay de cierto en ello? ¿De verdad la quemazón muscular es una condición previa para el crecimiento muscular?

Una cosa es cierta: cuanto más duro sea tu entrenamiento, más importante es la regeneración. Y puedes favorecerla suministrando a tu cuerpo todos los nutrientes importantes, como los que se encuentran en los Recovery Aminos. ¡Son tus compañeros ideales para las horas posteriores al entrenamiento!

¿Por qué arden los músculos durante el entrenamiento?

Quien ha hecho deporte alguna vez, está sin duda familiarizado con la sensación de quemazón muscular. Se da con bastante rapidez, sobre todo después de una larga pausa de entrenamiento o al realizar ejercicios nuevos. Es entonces cuando te resulta difícil mantener una posición o realizar la última repetición limpiamente porque el músculo que estás utilizando está tan agotado que realmente arde.

Pero, ¿qué provoca este dolor agudo? La causa está en el lactato. Se trata de la sal del ácido láctico, que se genera en el cuerpo durante la producción de energía. Cuanto mayor sea la carga durante el entrenamiento, antes nos quedaremos sin aliento. Si el oxígeno que respiramos ya no es suficiente, el cuerpo pasa al llamado metabolismo anaeróbico. Esto significa que está liberando más lactato del que puede descomponer. Y este exceso de lactato acaba provocando una hiperacidez, que percibimos como un ardor o quemazón muscular.

¿Cuál es la diferencia entre la quemazón muscular y las agujetas?

Cuando los músculos arden durante un entrenamiento, muchos sospechan que las universalmente odiadas agujetas ya están apareciendo. Pero la sobreacidificación de los músculos también puede producirse independientemente de una “resaca” muscular y es un signo de agotamiento máximo.

Los músculos doloridos, en cambio, provocan desgarros en el tejido muscular. Las células afectadas mueren y luego se reconstruyen, lo que puede resultar un proceso doloroso. Sin embargo, este trabajo de reparación no tiene lugar durante el entrenamiento, sino sólo después, es decir, durante la regeneración.

La especialista en regeneración es nuestra L-glutamina. Favorece los procesos de reparación propios del organismo y puede ser especialmente beneficioso después de sesiones deportivas intensas.

¿Entonces la quemazón muscular en el entrenamiento es buena o mala?

El ardor muscular no es ni bueno ni malo. Que se produzca la acidificación depende de tu nivel de entrenamiento, de la intensidad del mismo y de la regularidad con la que repitas los ejercicios. Cuando vuelves al gimnasio después de mucho tiempo o empiezas un nuevo plan de entrenamiento, lo normal es que los músculos te ardan. Por otro lado, cuanto más acostumbrados estén los músculos a un estímulo, menos probable será que quemen durante el ejercicio. Y cuanto más avanzado estés, mayor será tu umbral anaeróbico. Este es el rango por encima del cual tu cuerpo ya no puede descomponer el lactato y los músculos entran en sobreacidez.

¿Cómo reconocer si tu entrenamiento ha sido eficaz?

Por supuesto, los músculos no tienen que arder durante el ejercicio. Un entrenamiento también puede ser eficaz sin que sientas ningún dolor. Eso sí, nunca debes sentir dolor durante una sesión de entrenamiento. Es siempre una señal de que es mejor que te detengas.

Básicamente, los músculos se vuelven más potentes y fuertes, incluso sin la conocida sensación de ardor. Pero también es un hecho que un músculo debe ser entrenado hasta el agotamiento para que se produzca la hipertrofia y se le induzca a crecer. Esto se debe a que sólo cuando se produce el estado de fatiga, el cuerpo comienza a almacenar más estructuras proteicas en el tejido muscular y a aumentar su tamaño.

Al mismo tiempo, la fatiga muscular, que a menudo percibimos como un ardor, no es garantía de crecimiento muscular. Eso implica mucho más, como una dieta rica en proteínas.

Así que no debes medir la eficacia de tu entrenamiento por la cantidad de músculos ardiendo. En cambio, anota tu progreso con el entrenamiento y observa cómo cambian tus niveles a lo largo del tiempo. ¿Está aumentando tu rendimiento? Entonces, ¡estás en el buen camino!

Para saber más sobre este tema en foodspring:

Fuentes del artículo
En foodspring nos servimos únicamente de fuentes contrastadas y de calidad a la hora de redactar nuestros artículos, así como de estudios avalados científicamente. Descubre nuestras líneas editoriales y conoce de qué forma contrastamos los datos para ofrecerte sólo los contenidos más fiables.

Artículos relacionados