Lee en 7 min

Cuáles son las 6 principales hormonas de la felicidad y cómo activarlas

Redactora de contenidos y entrenadora fitness
Lisa es, además de periodista cualificada, coach de fitness y meditación. En los últimos años ha trabajado para diversas publicaciones en el ámbito de la salud (física y mental), el lifestyle y el fitness, publicando gran cantidad de artículos sobre estos temas.

Las hormonas de la felicidad son unos neurotransmisores que habitan en nuestro organismo para regalarnos bienestar y alegría. Te contamos todos los secretos sobre las sustancias mensajeras que nos hacen felices y te explicamos cómo funcionan y cómo las podemos activar.

¿Qué son las hormonas de la felicidad?

Se trata de sustancias mensajeras que se liberan principalmente en el cerebro humano. Cada hormona de la felicidad tiene una influencia positiva en nuestro bienestar físico y psicológico. Por ejemplo, los neurotransmisores que ingresan al cuerpo a través de las vías sanguíneas y nerviosas pueden, entre otras cosas, relajarnos, aliviar el dolor, aumentar la concentración y combatir enfermedades como la depresión.

Algunas de las hormonas de la felicidad más importantes son la dopamina, la serotonina, la oxitocina, la adrenalina, la norepinefrina, las endorfinas y la feniletilamina, que tienen objetivos diferentes. ¿Quieres saber cuáles? Sigue leyendo.

¿Cuáles son las hormonas de la felicidad?

Las hormonas de la felicidad actúan de forma individual o en grupo y están estrechamente relacionadas con nuestro bienestar. He aquí un resumen de las principales hormonas y sus efectos naturales:

 

Hormona Función Efecto
Dopamina Hormona de la motivación Fortalece la toma de decisiones y la impulsividad
Serotonina Hormona del bienestar Mejora el humor y reduce la ansiedad
Oxitocina Hormona del amor Aumenta la sensación de confianza y apego y reduce el estrés
Adrenalina y noradrenalina Hormonas de la valentía Proporcionan estrés positivo a corto plazo y aumentan la concentración y la disposición para pasar a la acción
Endorfina Hormona de la energía Inhibe la percepción del dolor y fortalece la motivación
Feniletilamina Hormona del placer Aumenta la sensación de placer y de enamoramiento

Dopamina: la hormona de la motivación

Pärchen joggt glücklich nebeneinander durch den Park
©PeopleImages

La dopamina es uno de los mensajeros esenciales para nuestro bienestar. Como estimula la impulsividad, se asocia principalmente con la motivación. Cuando los niveles de dopamina están equilibrados, es más sencillo perseguir objetivos. La razón es simple: una vez liberada, la dopamina produce un efecto de recompensa en el cerebro.

Como respuesta a la combinación con la serotonina, la hormona del bienestar, surge el deseo de repetición. Por eso continuamos haciendo actividades o ejercicio físico: para volver a sentir esa felicidad emocional.

Cuando actúa en grupo junto con la noradrenalina y la serotonina, la dopamina también es una hormona de la felicidad responsable de la motricidad fina, la coordinación y la concentración. (1)

Serotonina: la hormona del bienestar

Debido a la gran sensación de bienestar que nos invade cuando suben los niveles de serotonina, este neurotransmisor se suele considerar la principal hormona de la felicidad. Influye, entre otras cosas, en la percepción del dolor, así como en el sueño y el comportamiento sexual. Sus químicos juegan un papel muy importante en la generación de sensaciones de equilibrio, bienestar y satisfacción.

La serotonina puede hacernos sentir un mayor equilibrio emocional y animarnos a tomar la iniciativa. También nos hace más fuertes en las situaciones estresantes y reduce la ansiedad y la depresión a largo plazo. En consecuencia, nos sentimos más felices.

Según dónde haga efecto en el organismo, esta hormona de la felicidad puede tener una función calmante, estimular la memoria o favorecer el sueño profundo. La serotonina regula la estructura del sueño y permite la transición de un ciclo de sueño a otro.

Oxitocina: la hormona del amor

zwei Männer kuscheln draußen mit ihrem Hund
@svetikd

La oxitocina se conoce como la hormona del amor y juega un papel central a la hora de entablar relaciones interpersonales. Al incrementarse la producción de oxitocina, se fortalece la empatía, se promueve la confianza en la pareja y aumenta la excitación sexual. Es por eso que la oxitocina también se considera la hormona de los vínculos emocionales y del placer.

Esta es una de las sustancias químicas más ligadas a la reducción de los niveles de estrés. A diferencia de la hormona del estrés (el cortisol), este neurotransmisor produce en las personas relajación de forma natural y, por tanto, felicidad.

La oxitocina también se conoce como la hormona del amor materno: esta sustancia está involucrada en muchos procesos relacionados con el nacimiento y es responsable del estrecho vínculo entre una madre y su bebé. (2)

Adrenalina y noradrenalina: las hormonas de la valentía

Dependemos de la adrenalina y la noradrenalina especialmente en momentos de estrés. Cuando interactúan, estas sustancias mensajeras mejoran nuestra concentración, atención y motivación.

En caso de amenaza o en una situación muy estresante, se libera noradrenalina en el cerebro, lo cual lo prepara para actuar rápidamente. Al aumentar los niveles de estas sustancias, se desencadenan reacciones típicas para prepararse a luchar o huir, como el aumento de la frecuencia cardíaca y los niveles de azúcar en sangre y un mayor suministro de oxígeno al cerebro.

Tandemsprung
@Graiki

La adrenalina se activa como hormona del estrés durante un corto período de tiempo. Su función principal es darnos la energía suficiente para reaccionar de inmediato en una situación de emergencia. Puede que hayas oído hablar alguna vez de un chute de adrenalina, que sucede al experimentar emociones fuertes, por ejemplo, al montarnos en una montaña rusa o practicar paracaidismo. Por lo general, esta hormona tiene un efecto positivo y activador. Pero cuidado: si sus niveles químicos aumentan en exceso, esto puede desencadenar en miedo y ansiedad. (3)

Endorfina: la hormona de la energía

Las endorfinas sirven principalmente como analgésicos naturales en el cuerpo. En el cerebro y la médula espinal, impiden la transmisión de estímulos dolorosos. Así, estos neurotransmisores se liberan, por ejemplo, en caso de una lesión que nos produzca mucho dolor.

Además, las endorfinas nos hacen sentir una especie de estado de embriaguez. Te lo explicamos con un ejemplo: ¿alguna vez has estado a punto de abandonar un ejercicio físico, pero has sentido un aumento de energía de repente y has podido seguir? Entre otros factores, las responsables son las endorfinas, porque mitigan la sensación de agotamiento. (4)

Feniletilamina: la hormona del placer

La feniletilamina se considera la hormona del placer. Esta se encarga de que tengamos esa sensación de mariposas en el estómago al enamorarnos y de despertarnos el apetito sexual. Junto con la oxitocina, encargada del amor, la feniletilamina conforma la base química de las relaciones.

Este neurotransmisor intensifica los estímulos del placer y desencadena problemas de concentración a corto plazo. Cuando suben los niveles químicos y se libera feniletilamina, entramos en un estado de excitación y satisfacción.

Por cierto, las famosas mariposas en el estómago no solo aparecen debido al enamoramiento, sino también durante las actividades deportivas. (5)

¿Cómo activar las hormonas de la felicidad?

Cuando nos sentimos felices, esto se debe a una interacción compleja de un grupo de hormonas que actúan en el organismo. Aunque no podemos influir en muchos procesos, sí es posible colaborar en cierta medida a que la química funcione a nuestro favor.

Frau macht am Strand eine Bizepspose
©Luis Alvarez

Te traemos los mejores consejos para activar el buen humor de manera natural:

  1. La luz del sol: Los niveles de serotonina, la hormona del bienestar, se liberan en mayores cantidades al exponernos a la luz solar. Pasa al menos treinta minutos al aire libre todos los días: no solo te sentirás mejor, sino que tu sistema inmunológico se fortalecerá. Además, la vitamina D que recibimos a través del sol, nos aporta alegría y ayuda a sentirnos mejor en momentos de depresión.
  2. El deporte: Entrenar libera endorfinas, dopamina, adrenalina y noradrenalina. Hacer ejercicio físico de manera regular es bueno para ti, da igual lo que sea: HIIT, yoga o simplemente pasear.

Consejo de nuestra redacción: ¿Te gustaría saber cómo entrenar por tu cuenta? Te podemos ayudar con estos ejercicios para hacer en casa.

  1. Las caricias: Los niveles del dúo oxitocina-feniletilamina aumentan gracias a la proximidad física. Si no tienes pareja, siempre puedes ir a darte un masaje, disfrutar de los cariñitos de tu familia y amigos o acurrucarte con tu mascota.
  2. La alimentación: Una dieta rica en proteínas y carbohidratos favorece el equilibrio hormonal, lo cual tiene un efecto positivo en la salud. Aquí entra en juego también el triptófano, un aminoácido esencial que solo llega a nuestro cuerpo por medio de la comida y que puede ser un aliado contra la ansiedad, la depresión y el estrés. El triptófano favorece la producción de melatonina y serotonina y se encuentra en una gran variedad de alimentos, desde la leche y los huevos hasta el plátano y las pipas de girasol. Por si lo necesitas, te dejamos algunos consejos para comer alimentos sanos y equilibrados.
  3. La relajación: El estrés negativo es veneno para la salud. Por eso, es importante relajarse conscientemente en la vida diaria. Te sentarán muy bien cosas como meditar, hacer ejercicios de respiración o escribir un diario. Una sesión de autocuidado en un spa o una sauna también pueden ser de gran ayuda.
  4. La risa: Aunque pueda suponer un esfuerzo cuando no tenemos ánimo, obligarnos a ponernos de buen humor nos ayuda a mejorar la sensación de felicidad. La risa tiene muchos efectos positivos en el cuerpo, como reducir el estrés y mejorar la actividad hormonal.

Hormonas de la felicidad: conclusiones

  • Las hormonas de la felicidad son sustancias mensajeras del cuerpo que interactúan para gestionar nuestro bienestar.
  • Hay seis mensajeros y neurotransmisores principales que se consideran las hormonas principales de la felicidad: serotonina, dopamina, oxitocina, adrenalina/noradrenalina, endorfina y feniletilamina.
  • Al aumentar los niveles de dopamina, se activa el sistema de recompensas en el cerebro, lo cual sirve como motor interno.
  • La serotonina es la hormona del bienestar que reduce la ansiedad y equilibra el estado de ánimo.
  • La oxitocina es la hormona de los vínculos emocionales y el amor. Refuerza la sensación de confianza y reduce el estrés.
  • La adrenalina y la noradrenalina preparan a las personas para actuar en caso de emergencia. Aumentan la concentración y el rendimiento.
  • Las endorfinas son hormonas que influyen positivamente en nuestros niveles de energía e inhiben la sensación de dolor.
  • La feniletilamina proporciona placer y favorece el desarrollo emocional relacionado con el amor y el hormigueo en el estómago.
  • Se puede incentivar la liberación de las hormonas de la felicidad y mejorar la sensación de bienestar a través del ejercicio al aire libre, el deporte, la dieta (especialmente, comer alimentos ricos en proteínas y carbohidratos), la relajación y la cercanía a otras personas.
Fuentes del artículo
En foodspring nos servimos únicamente de fuentes contrastadas y de calidad a la hora de redactar nuestros artículos, así como de estudios avalados científicamente. Descubre nuestras líneas editoriales y conoce de qué forma contrastamos los datos para ofrecerte sólo los contenidos más fiables.
  • (1) https://roempp.thieme.de/lexicon/RD-04-02381

    https://d-nb.info/1024873676/34

    https://www.nih.gov/news-events/nih-research-matters/dopamine-affects-how-brain-decides-whether-goal-worth-effort

  • (2) https://www.nature.com/articles/s41562-020-0878-x

    https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21250892/

  • (3) https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3056281/

    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4899514/

  • (4) https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3104618/

    https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/6091217/

  • (5) https://www.scq.ubc.ca/is-there-a-neurochemical-basis-for-falling-in-love/

    PEA – a Natural Antidepressant

Artículos relacionados