Lee en 3 min

Recupera aún más rápido con estos consejos de expertos

Eine Frai dehnt nach dem Sport
Redactora de contenidos y entrenadora fitness
Lisa es, además de periodista cualificada, coach de fitness y meditación. En los últimos años ha trabajado para diversas publicaciones en el ámbito de la salud (física y mental), el lifestyle y el fitness, publicando gran cantidad de artículos sobre estos temas.

Me encanta darlo todo en los entrenamientos. Dejar que los músculos ardan y el sudor caiga a borbotones. Pero eso solo funciona porque le doy tanta prioridad a la regeneración como al entrenamiento. Mi lema es: “¡Entrena duro, recupera mucho!” Para garantizar que la recuperación no se convierta en un factor limitante, como entrenadora física experimentada he aprendido algunos trucos a lo largo de los años sobre cómo mi cuerpo puede recuperarse aún más rápido para volver a estar en forma para la siguiente sesión de entrenamiento poco tiempo después.

¡Lee aquí por qué es tan importante la recuperación después del ejercicio!

Beber mucha agua

¡Bebe, bebe, bebe! Reequilibrar los niveles de líquido rápidamente después de un entrenamiento intenso es la clave de la recuperación. El agua ayuda a transportar los nutrientes importantes, por ejemplo de la comida después del entrenamiento, y el oxígeno a las células. Y si quieres que tus músculos se desarrollen o que tus células grasas se derritan, es esencial un buen suministro de nutrientes. Además, la hidratación regula tu temperatura corporal y estabiliza el pulso.

Lo mejor es combinar agua con una aportación de valiosos minerales y aminoácidos, como los que se encuentran en nuestros Recovery Aminos. Estos BCAA de alta calidad pasan directamente al músculo y devuelven a tu cuerpo la energía que ha consumido durante el ejercicio, lo que supone una verdadera diferencia. Después de cada entrenamiento intenso, tomo esta bebida con sabor a granada, que es mi favorito.

Regenerarse más rápido con un sueño reparador

Después de beber suficiente agua, dormir bien es el factor número dos para una rápida recuperación. Durante mucho tiempo presté poca atención a la calidad de mi sueño. Seguir pendiente del móvil en la cama, dormirme demasiado tarde y despertarme cansada por la mañana era algo normal para mí. Sin embargo, durante el sueño tienen lugar muchos procesos importantes que te hacen avanzar en tu preparación: se reparan las fibras musculares dañadas y se liberan las hormonas del crecimiento para construir el músculo. Desde que empecé a seguir estos consejos para un sueño reparador, mi productividad durante el día ha aumentado y rindo mucho más en los entrenamientos.

Lee también: Sueño, desarrollo muscular y reducción de grasa corporal: ¿qué relación tienen?

Alimentos ricos en proteínas y carbohidratos para después del entrenamiento

La nutrición tiene un gran impacto en tu regeneración y en tu forma física. La alimentación puede servir de combustible para rendir más, pero también para recuperarse lo antes posible. Especialmente después del entrenamiento de fuerza, cuando tu objetivo es aumentar la masa muscular, tu cuerpo necesita muchas proteínas y carbohidratos. Mis favoritos son, sin duda, un batido de proteína vegana o un Daily Protein + Focus para mejorar el rendimiento mental. También recomiendo una rebanada de pan integral con plátano y una crema proteica o un porridge proteico de quinoa.

Entre los alimentos que pueden potenciar tu regeneración se encuentran la proteína en polvo, las legumbres, los cereales integrales o pseudocereales, los copos de avena, el requesón y el pollo o el pescado ecológicos.

¡Aquí tienes las mejores recetas para después del entrenamiento!

Recuperación activa

Por último, soy fan total de la recuperación activa. Se trata de un día de descanso en el que no haces un entrenamiento duro, sino que incorporas un poco de ejercicio de baja intensidad. Si, como a mí, te resulta difícil no hacer nada durante uno o dos días, esta recuperación activa también es perfecta para ti. Además, este tipo de recuperación tiene muchas ventajas: una tensión mínima puede favorecer la circulación de la sangre en los músculos. Esto permite que lleguen más nutrientes a las células musculares, necesarios para los procesos de reparación y crecimiento. También se ha demostrado que reduce la intensidad de las agujetas. Mi actividad favorita es una sesión de yoga relajada, como el Yin Yoga o el yoga fascial. Una gran alternativa para los menos aficionados al yoga es una sesión suave de entrenamiento de movilidad.

Para saber más sobre este tema en foodspring:

Fuentes del artículo
En foodspring nos servimos únicamente de fuentes contrastadas y de calidad a la hora de redactar nuestros artículos, así como de estudios avalados científicamente. Descubre nuestras líneas editoriales y conoce de qué forma contrastamos los datos para ofrecerte sólo los contenidos más fiables.

Artículos relacionados