12 consejos para vencer la pereza

Redactora fitness
Julia es entrenadora fitness. Ella se encarga de redactar nuestros artículos sobre fitness y nutrición. Además, diseña nuestros planes de entrenamiento gratuitos.

¿Te gustaría hacer deporte, comer más sano o cambiar cualquier otro aspecto de tu vida? Si hubiera alguna forma de acallar esa vocecilla que siempre te habla de lo cómodo que es el sofá… ¡Tenemos la solución! Aprende cómo vencer la pereza con estos 12 consejos.

¿Te encantaría hacer deporte hoy, pero tienes demasiado trabajo? ¿Querrías prepararte un buddha bowl para la comida, pero tus compañeros de la ofi van a pedir una pizza para compartir? Bueno, ya es demasiado tarde para hacer deporte y para cocinar… Mañana será otro día.

¿Te suena todo esto? ¿A ti también te pasa? Pues entonces es que te dejas llevar por esa vocecilla que es la pereza, que dicta cómo tienes que vivir y sentir.

El principal motivo por el que la pereza está tan presente en nuestras vidas es el miedo a los cambios, porque siempre es más cómodo quedarse en la zona de confort. Aunque esto sea lo más fácil, lo cierto es que le pone freno a tu evolución personal y hace que te quedes siempre en el mismo punto en lugar de avanzar.

En este artículo, te traemos 12 consejos sobre cómo vencer la pereza, ¡para que te deje de dar la tabarra!

12 consejos para vencer la pereza de una vez por todas

1. Busca un porqué

¿Por qué hacer ejercicio en lugar de tirarte a la bartola en el sofá? ¿Por qué cocinar en lugar de pedir una pizza? ¿Por qué dejar de sucumbir a la vaguería y cambiar algún mal hábito? Hay muchos motivos: puede que te quieras sentir mejor, quizás buscas alguna mejora física o gozar de buena salud o a lo mejor quieres disfrutar de todos estos beneficios.

Piensa en por qué te estancas cada vez que deseas hacer algo nuevo. Cada vez que te invada la pereza, recuerda el porqué de tu decisión inicial, tu motivación.

Nuestro consejo: Escribe tu porqué de manera clara y cuélgalo en un lugar que te suela arrastrar a la vagancia. Por ejemplo, en la nevera o en una ventana cerca del sofá.

2. Define tus objetivos

Convierte ese porqué en un objetivo concreto. ¿Qué significa exactamente para ti sentirte bien, desarrollar los músculos o mejorar tu salud? Para poder alcanzar tu objetivo, actúa con inteligencia y defínelo de manera:


Específica

Resume lo que quieres conseguir en una sola frase: “Quiero ganar músculo”.


Cuantificable

Añade cifras a tu objetivo: “Me gustaría ganar 3 kilos de masa muscular”.


Controlada

Define un objetivo que se adapte a ti: “Quiero ganar 3 kilos de masa muscular en 12 semanas”.


Realista

Márcate un objetivo sensato: “Quiero ganar 5 kilos de masa muscular en 10 semanas” no sería una meta factible.



Precisa

Proponte una fecha específica en la que quieras haber alcanzado el objetivo marcado: “Habré ganado 3 kilos de masa muscular de aquí al 31 de agosto de 2020”.

 

Consejo extra: Ármate de ambición para vencer la pereza y de sentido común para mantener ese objetivo claro. Mientras que la pereza suele arrastrarte hacia abajo, la ambición ayuda a estimular tu objetivo y el sentido común está ahí para determinar qué puede o no funcionar. Así, los buenos resultados están asegurados.

 

3. Saborea el éxito

¿Puedes imaginar qué vas a sentir cuando alcances tu objetivo? Intenta visualizar los cambios concretos que habrá en tu vida una vez lo consigas. ¿Crees que tendrás más energía? ¿Estarás más a gusto con tu cuerpo? ¿Qué cambios entrañará tu esfuerzo y qué sentirás?

Intenta experimentar con la mayor precisión posible esos sentimientos cuando quieras vencer la pereza. Siempre que sientas la tentación de apalancarte en el sofá, deja que te invadan esos estímulos y pensamientos positivos y agárrate a ellos para que se conviertan en una motivación personal.

4. Ábrete camino

Determina la forma en que quieres alcanzar tu objetivo. Has de saber una cosa desde ya: durante el camino hacia tu objetivo, la pereza no se interpondrá una sola vez, sino prácticamente siempre. El desafío consiste en motivarte de tal forma que cada paso que das vaya conformando la rutina y te acerque más y más a tu objetivo.

Cuanto más incluyas tus decisiones en parte de la rutina, más difícil será que te invada la pereza.

¿Quieres alcanzar un objetivo concreto a la hora de entrenar? Entonces necesitas crearte un programa de entrenamiento.

Encuentra tu plan de entrenamiento

Otro de los puntos más importantes es el de establecer un plan nutricional que te ayude a conseguir tus objetivos.

Establece tu plan nutricional

Consejo: Entrenar no tiene por qué significar ir al gimnasio. Bueno, claro, si te pones objetivos ambiciosos en cuanto a musculación, necesitarás disponer de buenas pesas, pero no lo hagas si no es tu rollo. Lo que está claro es que te resultará más fácil y tu motivación será mucho mayor si haces algo que te aporte cierta satisfacción. ¿Todavía no has descubierto tu pasión? Entonces te va a venir de perlas nuestra lista de 33 deportes para una vida más activa. ¡Échale un vistazo!

 

5. Visualiza tus logros

Está fenomenal tener un plan, pero hay que mantenerlo. Suele ser de gran ayuda tomar nota de cada sesión de entrenamiento planeada y de cada sesión realizada. Cada vez que te digas cosas como “Está lloviendo, ¿dejo la sesión para otro momento?”, respóndete “¡Para nada! Ya he hecho dos de las tres sesiones planeadas para la semana, así que algo como la lluvia no me va a frenar”.

Parece una tontería, pero de verdad ayuda. Depende de ti cómo diseñarte el plan (en un papel, en digital…), pero asegúrate de hacerlo. Descárgate nuestro plan semanal gratuito, una buena herramienta para alcanzar tu objetivo.

6. Haz de ti mismo/a tu prioridad

Si justo el día que tienes planeado entrenar, tu compi de trabajo te propone iros a tomar algo o estás con un proyecto a medias, ten siempre presente que la prioridad eres tú. Si utilizas las circunstancias externas para vaguear, entonces mandará la pereza. 

Proponle a tu compi que te acompañe a entrenar primero y luego ya os tomáis la cañita después. Mejor aún: en lugar de tomar alcohol, probad nuestros Recovery Aminos, un Shape Shake o incluso una infusión bienestar.

Peanut Coffee Shake
©foodspring

Ceñirte a tu propio programa significa darte la prioridad que mereces, además de acallar la voz de la Santa Pereza, para que te deje en paz de una vez por todas.

Incentivo adicional: poco a poco, tu entorno se acostumbrará a tu nueva rutina y la respetará.

7. Anticipa problemas y soluciones 

Hoy te toca salir a correr, pero se te presenta algún contratiempo: llueve, hay parones de transporte, tu jefa te manda un trabajo urgente, el perro quiere que lo saques, tienes toda la ropa de deporte sucia o la nevera está vacía y hay que hacer la compra urgentemente. ¡Incluso a veces todas estas tareas se te acumulan en un solo día!

Piensa en las cosas que te empujan a la pereza en tu día a día. ¿Siempre te surge algo que hacer por las tardes? Entonces entrena por las mañanas. ¿No crees que puedas? ¡Claro que sí! No le hagas caso a tu lado más vago: al cabo de unas semanas el cuerpo se acostumbra al entrenamiento matutino.

Toda excusa tiene una solución. Identifica en qué momento te pones excusas y dale una solución a cada caso. ¡Gánale el pulso a la pereza!

8. Prepárate

Hay algunas técnicas para engañar a pereza, como dejar preparada cada noche la ropa para la mañana siguiente y enfundártela en cuanto te levantes. Así, adelantas acontecimientos antes de que te invada la pereza.

Asegúrate de tener siempre una comida sana en la nevera, por si no te da la vida para cocinar. Un Shape Shake es una buena alternativa por si de repente te dan ganas de consumir azúcar por la noche. Así, evitarás caer en las típicas trampas que te tiende la pereza, como recurrir a comida basura, y no dejarás que esa vocecilla diga ni mu.

Cuando estés fuera de casa, tampoco hay excusas que valgan, porque tenemos la merienda perfecta para cubrir cada uno de tus objetivos. ¡Estamos aquí para apoyarte en todo tu recorrido hacia el éxito!

Elige tu sabor preferido

9. Encuentra acompañante

En compañía de otras personas, todo es más fácil. Da igual el plan que tengas en mente: si entrenas con alguien, la pereza se sentirá intimidada por la competencia. Porque, piénsalo, da mucho palo dejar a alguien tirado con una excusa tonta como: “Lo siento, no quiero hacer deporte porque me da muchísima pereza”. ¡Tú no eres ese tipo de persona!

©foodspring

En nuestra cuenta de Instagram, puedes entrenar con nosotros con regularidad, gracias a los directos con nuestros expertos. ¡No dudes en echarle un ojo para que venza la motivación!

10. Aprende de tus errores

Cuidado: habrá veces en que dejarás las tareas de lado porque la pereza se impondrá. Lo más importante es que no te frustres y que aceptes que no has sido fiel al plan inicial. ¡No pasa nada! Analiza por qué ha pasado y aprende de tus errores. Ten paciencia, céntrate en lo que tienes que hacer y convéncete de que lo mejor está por llegar.

Volver a empezar después de tomarte un descanso largo puede ser bastante difícil. Comprueba cómo te encuentras en este momento y ten paciencia.

11. Trabaja duro, descansa duro

En el mundo real, a menos que te encuentres en plena sesión de cardio HIIT, nadie espera que te agotes, pero el cansancio te puede invadir en cualquier momento y luchar contra la pereza no es siempre fácil. Ten en cuenta que, al igual que los músculos que trabajas, la voluntad necesita pausas.

Concédete 1 o 2 días a la semana en los que relajas un poco la actitud contra la pereza y haces simplemente lo que te pida el cuerpo. Como las costumbres sanas te sientan de maravilla, poco a poco irás sintiendo menos inclinación por vaguear y más por alcanzar ese porqué del cual hemos hablado antes.

¿Ya sabes lo que es una comida trampa? ¡Te puede interesar! Aprende qué beneficios aportan las comidas trampa.

12. Presta atención a tus necesidades

Escucha a tu cuerpo, tu espíritu y tu alma. Aprende a percibir qué es bueno para ti a estos tres niveles y encuentra la armonía. ¿Te has dado cuenta de que tu porqué no es el mejor? ¿Crees que te has equivocado de objetivo? ¿El programa que te has fijado no te hace sentir del todo bien, no te deja avanzar, te estresa o interfiere en tu vida social?

Entonces necesitas hacer algunos cambios. Mantén una conversación interior sobre cómo vencer la pereza. A veces, no se trata de vaguería de por sí, sino de un ruego interior que te dice que te estás cargando con demasiadas tareas y que debes echar el freno. Aprende la diferencia entre una cosa y otra.

Qué es la pereza: definición

La pereza no es otra cosa que la falta de voluntad para hacer las tareas debidas; es esa vocecilla en tu interior que, por ejemplo, te convence en un momento de quedarte toda la tarde viendo Netflix en lugar de salir a hacer footing. Lo bueno es que la voluntad, como los músculos, se trabaja. Después de cada victoria contra la pereza, la irás debilitando y, a la vez, tú te sentirás cada vez más y más fuerte. Tu facultad de animarte y de encontrar tu motivación fitness también crecerán.

Razones por las que nos invade la pereza

Por una razón u otra, a todo el mundo le ha invadido la pereza alguna vez. Por un lado, es necesario seguir una rutina y ciertas costumbres, porque estructuran el día a día y facilitan la toma de decisiones.

Sin embargo, la línea que separa las rutinas sanas/constructivas y el caer en lo cómodo/conocido o incluso apalancarse en la zona de confort es muy fina. Dejar que nos invada la pereza implica decantarse siempre por la segunda opción.

Costumbres como no gestionar bien el tiempo y las tareas o mostrar falta de interés alimentan la pereza. Al no priorizar tu propio bienestar o dejar que te distraigan objetivos poco realistas y tu propensión al perfeccionismo, también le puedes dar paso a la pereza.

Acabar con la pereza: conclusiones

  • La voluntad se trabaja.
  • Cuanto más evites caer en la pereza, más se debilitará.
  • Marcarte objetivos claros sobre cómo vencer la pereza a medio y largo plazo te resultará muy beneficioso.
  • No dejes que un momento de fracaso dicte tu comportamiento.
  • Sé consciente de qué te sienta bien y actúa en consecuencia.
Fuentes del artículo
En foodspring nos servimos únicamente de fuentes contrastadas y de calidad a la hora de redactar nuestros artículos, así como de estudios avalados científicamente. Descubre nuestras líneas editoriales y conoce de qué forma contrastamos los datos para ofrecerte sólo los contenidos más fiables.

Comentarios

Artículos relacionados

shares