Lee en 5 min

Alimentos poco saludables: 9 alimentos que no deberías comer

Ungesunde Ernaehrung
Redactora de contenidos y nutricionista
Durante sus estudios de nutricionista conoció de cerca el trabajo en laboratorios y salas de conferencias y tomó buena nota de los condicionantes fisiológicos, psicológicos y sociales que determinan un cuerpo sano y preparado para rendir al máximo.

Es inevitable. Vamos al supermercado y terminamos volviéndonos locos con la cantidad de alimentos diferentes que encontramos. Entre tantas cajas y envases con colores llamativos, es normal que a veces nos cueste encontrar la opción más saludable. Las etiquetas que dicen “con menos azúcar” o “light” seguro que te llaman la atención, pero las largas listas de ingredientes con términos extraños que no conoces te causan confusión. ¿Sabes qué productos son de verdad tan saludables como prometen los fabricantes? ¿Y qué alimentos es mejor que dejes en la balda del supermercado? Te lo contamos en este artículo.

Lista de alimentos poco saludables 

Hemos elaborado esta lista de alimentos que no son buenos para tu salud y que deberías evitar a toda costa si quieres llevar una dieta sana y equilibrada. Y para que sepas cómo puedes seguir disfrutando de ellos, también te ofrecemos las mejores alternativas

#1 Comida rápida ultracongelada

No es ningún secreto que la comida rápida es mala para la salud. Y con comida rápida no nos referimos solo a las hamburguesas de las famosas cadenas que inundan las ciudades de medio mundo. La comida preparada y ultracongelada que encontramos en el congelador de los supermercados es igual de perjudicial para la salud. Es cierto que este tipo de productos son muy accesibles y que se necesita muy poco tiempo para prepararlos, pero, aunque estas parezcan ventajas, lo mejor es echarle un vistazo a la lista de ingredientes antes de comprarlos. Y es que la comida rápida de la sección de congelados suele contener mucha grasa, muchas calorías y aditivos no naturales

La mejor alternativa es lógica: compra productos frescos y cocínalos tú mismo/a. Preparar una pizza casera, por ejemplo, es más fácil de lo que parece. Y si quieres añadirle una ración extra de proteínas, siempre puedes usar nuestra masa de pizza proteica.

#2 Pan blanco 

A todos nos apetece comer tostadas para desayunar. Eso sí, lo mejor es que uses pan integral. Los panes elaborados con harina blanca inundan el torrente sanguíneo de hidratos de carbono simples, que no tienen ni fibra ni otros nutrientes. Y encima, pocas horas después, volverás a tener hambre.

¿Tienes buena mano en la cocina? Entonces, ¡atrévete a hacer tu propio pan! Solo tienes que usar nuestra deliciosa mezcla para preparar pan proteico.

De la misma forma, la pasta y el cuscús también están compuestos por hidratos de carbono simples que no llenan mucho durante mucho tiempo. Opta por la pasta integral o de espelta y sustituye el cuscús por la quinoa.

#3 Carne y embutidos

El desayuno estándar en muchas casas es una clásica tostada con pavo o mortadela encima. Del pan ya hemos hablado más arriba, pero ¿qué pasa con los embutidos?

Varios estudios han demostrado que hay una conexión entre el consumo alto de carne roja y procesada (salchichas y embutidos incluidos) y el cáncer, sobre todo, cáncer de pulmón, esófago y colon. Además, la carne puede provocar también enfermedades cardiovasculares. La Organización Mundial de la Salud ha clasificado oficialmente los productos cárnicos y los embutidos como “cancerígenos para el ser humano”. (1)

Por suerte, hay muchas alternativas a los embutidos de toda la vida. Puedes optar por otro tipo de productos frescos o, si quieres algo que se parezca al embutido, cada vez van apareciendo más opciones veganas y vegetarianas hechas a partir de productos vegetales. Sin embargo, antes de optar por comprar estos productos, es importante que leas bien la etiqueta para asegurarte de que no llevan ningún producto extraño. Compra siempre la opción que incluya más ingredientes que conozcas.

#4 Bollería 

Ay, los dulces… Qué ricos están, ¿verdad? Hay millones de opciones: cruasanes, napolitanas, magdalenas, donuts… Sin embargo, todos estos alimentos tienen algo en común: tienen grandes cantidades de grasa y azúcar. Y con esta combinación no son nada buenos para la salud.

Sin embargo, con esto no queremos decirte que no puedas comer nada dulce. Con unos sencillos pasos, puedes preparar recetas dulces muy saludables en casa. ¿Qué te parecen unos ricos brownies de chocolate con calabacín, unos gofres veganos sin azúcar o unas bolitas proteicas rellenas de mermelada? Te prometemos que no te defraudarán.

#5 Muesli y cereales

“Con cereales integrales”, “con menos azúcar”, “con extra de fibra”: estas etiquetas pueden ser algo engañosas. Los cereales suelen elaborarse a partir de granos de trigo, avena, arroz o maíz. Para saber si un producto de estas características es realmente saludable, échale siempre un vistazo a la lista de ingredientes. Si incluye glucosa o jarabe de glucosa-fructosa, es mejor que los dejes donde están.

Si quieres alternativas saludables a los típicos cereales azucarados, puedes optar por nuestro muesli proteico o nuestro porridge proteico. Perfectos para incorporarlos en tu dieta equilibrada.

#6 Productos light

Los productos marcados como “light” deben contener al menos un 30% menos de calorías, hidratos de carbono, grasa, azúcar o alcohol. Suena bastante bien, ¿verdad? Pues la verdad es que no lo es. 

No todos los productos light se elaboran de la misma forma. Mientras que algunos añaden más azúcar en lugar de grasa, otros sustituyen el azúcar por edulcorantes bajos en calorías. Sin embargo, sí que hay algo que todos tienen en común: la consistencia y el sabor son peores. Organismos como la Sociedad Alemana de Nutrición (Deutsche Gesellschaft für Ernährung, DGE) han dejado de recomendar los productos light bajos en grasa. (2)

#7 Patatas fritas

Todo el mundo ha comido patatas fritas alguna vez y, para qué engañarnos, la verdad es que enganchan. Sin embargo, también es cierto que buenas, lo que se dice buenas para la salud, no son. Y esto es así por dos razones: 

En primer lugar, el alto contenido en grasa y sal afecta al sistema cardiovascular. En segundo lugar, toda la comida frita contiene acrilamida, un producto que se forma al freír los alimentos y que es en parte responsable del olor y el sabor final. Lo malo es que se cree que la acrilamida tiene propiedades cancerígenas. (3)

#8 Aliños preparados para ensaladas

Lechuga, tomate, pepino, zanahoria, garbanzos, feta o nueces… y al final añadimos el aliño. Una ensalada rica y muy sana. ¡Eso es lo que tú te crees! La verdad es que es difícil equivocarse en la elección de los ingredientes de una ensalada, pero los aliños ya preparados que podemos encontrar en el supermercado hay que evitarlos a todas costa si tu objetivo es comer sano. ¿Cuál es la base de la salsa mil islas? Mayonesa y ketchup. ¿Los ingredientes de una salsa césar? Queso parmesano, aceite y huevos.

Si de verdad quieres preparar una ensalada lo más sana posible, lo mejor es que hagas tú mismo el aliño. Con un poco de vinagre y un buen aceite de oliva mezclados con una pizca de mostaza y miel conseguirás un sabor delicioso y muy pocas calorías. ¿Crees que hay algo mejor? 

#9 Zumos y smoothies

Una cosa queremos dejar clara: los zumos y los batidos no son malos para la salud. Los zumos prensados en frío contienen grandes cantidades de vitaminas, y los smoothies, además, mucha fibra. No obstante, lo recomendable es no abusar de ellos porque, además de estos valiosos nutrientes, también contienen mucha fructosa, más conocida como el azúcar de la fruta. Asegúrate de que tu consumo de fruta no supera el 10% de tus calorías diarias y todo irá bien. Así de fácil.

Alimentos poco saludables: conclusiones

Si quieres seguir una dieta sana, es muy recomendable que evites todos los productos que hemos mencionado anteriormente. No es solo nuestra opinión, sino que también está avalado por el organismo alemán DGE, que recomienda consumir alimentos variados en sus 10 reglas para seguir una dieta sana (4). Elige productos integrales, consume productos de origen animal con moderación y reduce el azúcar y la sal. ¡El equilibrio es la clave!

Más artículos interesantes de foodspring:

Fuentes del artículo
En foodspring nos servimos únicamente de fuentes contrastadas y de calidad a la hora de redactar nuestros artículos, así como de estudios avalados científicamente. Descubre nuestras líneas editoriales y conoce de qué forma contrastamos los datos para ofrecerte sólo los contenidos más fiables.
  • (1) https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26633248/

  • (2) https://www.dge.de/ernaehrungspraxis/vollwertige-ernaehrung/10-regeln-der-dge/

  • (3) https://www.bfr.bund.de/de/a-z_index/acrylamid-4185.html

  • (4) https://www.dge.de/ernaehrungspraxis/vollwertige-ernaehrung/10-regeln-der-dge/

Artículos relacionados